A nuestros amigos

Los hijos hacen aflorar lo mejor en nosotros

Mayo 2007 | Publicado en Los padres

Ahora que mi hija se apresta a tener su primer hijo, se me ha confirmado algo que he sabido desde hace años: la maternidad —y la paternidad— hacen aflorar nuestras mejoras cualidades. Los nuevos padres sienten enseguida el impacto emocional y físico de la llegada del nene: los lazos de amor que se establecen nada más nacer la criatura y que se consolidan día a día; el sueño interrumpido y otros reajustes de horarios y prioridades. Se dan también, sin embargo, otros cambios más sutiles que los demás suelen ser los primeros en advertir: ese halo que rodea a los nuevos padres y que Dios reserva para ellos; y esa madurez que se alcanza a consecuencia de los sacrificios y esfuerzos realizados para satisfacer las necesidades del recién nacido.

Un anticipo del Cielo

Abril 2007 | Publicado en Semana Santa

Un buen amigo mío me escribió hace poco: «La Semana Santa se me adelantó este año. Mi querida madre, que tenía graves problemas de salud, sufrió un derrame cerebral y dejó este mundo luego de 87 años de vida plena y feliz. Los últimos días los pasó en una residencia para enfermos desahuciados, donde mi hermano, mi hermana y yo nos turnamos para hacerle compañía. Cuando me tocó el turno, le leí pasajes del libro Vislumbres del Cielo, una colección de citas literarias, meditaciones y pasajes de la Biblia sobre el más allá.

Comunicación cotidiana

Febrero 2007 | Publicado en Descubrir a Jesús

¿En que se diferencian Jesús y la religión? Tal vez hayas oído la siguiente analogía: «La religión es el puente por el que los hombres se acercan a Dios; Jesús, el puente por el que Dios se acerca a los hombres». Si bien eso es muy cierto, la segunda parte representa mucho más de lo que cree la mayoría de la gente. Al aceptar a Jesús como Salvador, entablamos por medio de Él contacto con Dios. La salvación es un acontecimiento que se produce una sola vez en la vida; pero nuestra comunicación con Jesús no debería ser así. Tampoco debería tener lugar una sola vez a la semana, o de Pascuas a Ramos. En realidad debería ser algo de todos los días. Con el tiempo, esa comunicación cotidiana, directa y personal, va madurando hasta tornarse una relación profunda, dinámica y gratificadora tanto para Él como para nosotros.

Felicidad con humildad

Noviembre 2006 | Publicado en Desarrollo personal

El orgullo es uno de esos rasgos de la personalidad que pueden favorecernos o perjudicarnos. Todo depende de la clase de orgullo que sea. Por el lado positivo, el orgullo es señal de una sana autoestima, considerada importante para nuestra felicidad. Por ejemplo, nos produce satisfacción el hacer bien una labor; o nos anima a seguir por la buena senda el que alguien nos exprese que está orgulloso de nosotros por nuestras buenas cualidades o por una situación en la que obramos bien. En su sentido negativo, el orgullo en muchos casos denota una actitud injustificada o exagerada de superioridad. Muy posiblemente la mayoría de nuestros problemas se deben a esa clase de orgullo.

Los dos lobos

Octubre 2006 | Publicado en Desarrollo personal

En un cuento del folklore nativo norteamericano un anciano le explica a su joven nieto la lucha interna que tiene lugar entre el bien y el mal:

—Dentro de todos nosotros se libra una lucha, una pelea entre dos lobos. Uno de ellos es la encarnación de todo lo perverso, como el odio, la ira, la envidia, el resentimiento, la codicia, la arrogancia, la mentira y el egoísmo. El otro lobo es la personificación de todo lo bueno, como el amor, la alegría, la paz, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, la empatía, la generosidad, la compasión, la verdad y la fe.

Acomete con entusiasmo las tareas de cada día

Agosto 2006 | Publicado en Éxito

Para alcanzar el éxito en la vida es preciso cultivar primeramente una buena relación con el Creador de la vida, y en segundo lugar, sanas relaciones con quienes nos rodean. Es más, sin ello es imposible ser verdaderamente feliz. Jesús nos dio la clave al decirnos: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Mateo 22:37-39).

¡Gracias, mamá!

Mayo 2006 | Publicado en Día de la Madre

Mientras seleccionaba frases para el artículo Esa maravilla llamada mamá me topé con una que decía: «La maternidad es más fuerte que las leyes naturales». Me pareció muy acertada, pero la encontré incompleta. En el caso de mi madre la parafrasearía: «Las oraciones de una madre son más fuertes que las leyes naturales». Ese es el fiel retrato de mi madre, una mujer de una fe a prueba de balas. Siempre que estoy en una situación difícil, en un apuro, postrado a causa de alguna enfermedad, y siempre que un amigo o un ser querido pasa por alguna tribulación, acudo a mi madre para solicitarle oración. Sé que esa misma noche ella conversará el asunto con Dios, o que a la mañana siguiente, delante de algún altar, intercederá por mí con sus mayores armas: una fe férrea y su tierno corazón de madre. Dios difícilmente puede resistirse a tal combinación.

La experiencia de un testigo ocular

Abril 2006 | Publicado en Semana Santa

He leído varios escritos sobre el tema de la Pascua. En unos se postula que la resurrección es una fábula; en otros, que es un hecho comprobado. Mi mayor sorpresa fue que la lógica parece estar del lado de quienes dan crédito al texto de los cuatro Evangelios y los Hechos de los Apóstoles. Hace ya muchos años que me encuadro en ese grupo, aunque para mí es cuestión de fe más que de lógica.

<Page 22 of 23>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.