Ejercicios espirituales

El maravilloso mundo que nos rodea

Enero 2012 | Publicado en Ejercicios espirituales

Imagínate un viajero navegando tranquilamente por un río que serpentea a través de un frondoso valle. Los árboles y arbustos —algunos en plena floración— se alinean en la orilla. A lo lejos se elevan majestuosas cumbres nevadas. Sin embargo, es como si nada de eso existiera. El viajero está tan absorto hojeando la guía turística, estudiando la historia de la zona y viendo a dónde lo conducirá el río que no se percata de la belleza del entorno.

Alcanzar la cima

Octubre 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

Un grupo de amigos ya entrados en años pasan sus vacaciones veraniegas subiendo a montañas de poca altura.Se entusiasman cada vez que conquistan una nueva cima, hazaña nada desdeñable teniendo en cuenta sus molestias lumbares y otros achaques característicos de la edad. Si bien es una actividad bastante agotadora, las magníficas vistas compensan los dolores musculares y el cansancio. Si les preguntas por qué no pasan más bien sus vacaciones relajándose en una cálida playa, descartan la idea. Prefieren hacer montañismo, no obstante el esfuerzo que implica. Dicen que nada se puede equiparar con la satisfacción de alcanzar una cumbre.

Lo que memorizas te marca

Septiembre 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

A veces, mientras lees un pasaje de la Biblia o un artículo que cita algunos versículos, de pronto parece que uno de ellos salta de la página y te impacta de una manera especial, y sientes que te infunde ánimo e inspiración, o que te proporciona la orientación que buscas. En ocasiones esa toma de conciencia es repentina, como una revelación. En otros casos solo te da la sensación de que el versículo que acabas de leer tiene un significado singular para ti, o que se aplica perfectamente a una situación o dificultad a la que te enfrentas en ese momento. 

Andar por fe

Agosto 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

El acto de andar o caminar figura reiteradas veces en la Biblia. Se nos aconseja que andemos en los caminos de Dios (Deuteronomio 10:12); que andemos por el camino de los buenos (Proverbios 2:20); que andemos en el Espíritu (Gálatas 5:16); que andemos decentemente (Romanos 13:13); que andemos en amor (Efesios 5:2); que andemos sabiamente (Colosenses 4:5); que andemos en la verdad (3 Juan 1:4), y que andemos como es digno del Señor (Colosenses 1:10). Pero ¿qué pasa cuando no sabemos por dónde andar? No hay luz que nos alumbre el camino, y una espesa niebla entorpece nuestro avance. 

¿A quién vas a ayudar con tus oraciones?

Julio 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

¿A quién puedes ayudar con tus oraciones? A muchas personas. Entre aquellos más cercanos a ti, seguramente hay más de uno que no goza de buena salud, ha sufrido una pérdida o está deprimido o estresado. También están las personas que salen en las noticias y aquellas con las que nos relacionamos a diario. Es fácil enfrascarnos hasta tal punto en nuestras preocupaciones que dejemos de percibir las necesidades ajenas. Si bien el presente ejercicio constituye un buen remedio para esa obsesión con lo propio, es mucho más que eso; se trata de un medio de acudir en ayuda de los demás.

6 respuestas sobre la alabanza

Junio 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

1. ¿Quién?

«Todo lo que respira alabe al Señor» (Salmo 150:6). ¿Respiras? Pues ya sabes: a alabar se ha dicho.

2. ¿Qué?

Alabanza se puede definir como «respeto o veneración motivados por la gratitud». La alabanza es una celebración de la bondad y la gracia de Dios. Desvía nuestra atención de nuestros problemas y la centra en la naturaleza y los atributos de Dios.

Aprendamos a orar

Mayo 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

Aunque sabemos a quién acudir en los momentos difíciles —«Dios es nuestro pronto auxilio en las tribulaciones» (Salmo 46:1)—, muchas veces no hallamos palabras para expresar lo que nos pasa o lo que deseamos que haga Dios para remediar la situación. Algunas personas tienen el don de la elocuencia. Los que no somos muy dotados en ese aspecto tenemos otra alternativa: podemos hacer una oración tomada de la Biblia o de alguna otra fuente. Jesús nos dio un ejemplo con una plegaria que probablemente ha llegado a ser la más famosa de la Historia: el padrenuestro (Mateo 6:9–13).

Escucha

Abril 2011 | Publicado en Ejercicios espirituales

«Los cielos cuentan la gloria de Dios —escribió el salmista—, y el firmamento anuncia la obra de Sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría» (Salmo 19:1,2).

El Creador habla por medio de Su creación. Puedes oírlo si te detienes a escuchar.

Un lugar tranquilo en un entorno natural es ideal; pero si eso no es posible, basta con que fijes la vista en un árbol, unas plantas o aunque sea en un pedacito de cielo.

<Page 3 of 7>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.