Alegría

Entornos de trabajo estimulantes

Junio 2016 | Publicado en En el trabajo

Hace poco pasé la mayor parte de un día libre en el zoológico. Hacía mucho tiempo que no iba. Los animales son fascinantes: me resulta entretenido observarlos. Además aprendí cosas muy interesantes. Algo que advertí también —y que no recuerdo haber notado tanto cuando era más joven— fue la tristeza de los animales en cautiverio. Estoy convencida de que en ese zoológico los animales reciben muy buena atención; pero ¿cómo puede una celda, por espaciosa que sea, compararse con los amplios espacios abiertos de su hábitat natural?

El poder de la felicidad

Junio 2016 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Todos los seguidores de Jesús tenemos posibilidades de servir al prójimo, ya ocasional, ya habitualmente. El denominador común de tales actividades e iniciativas es que el propósito es expresar amor y amabilidad.

En brazos de Jesús

Febrero 2016 | Publicado en El amor de Dios

La felicidad se compone de muchos elementos: está en la sonrisa de un niño, en los destellos dorados de un amanecer, en el cálido abrazo de un ser querido, en la salud tras una enfermedad. Pero esa clase de felicidad es transitoria: los niños no siempre sonríen, y puede que haya nubarrones que oculten el amanecer, que un ser querido se vaya a otra parte o que la enfermedad no pase. Hay otra felicidad que es más profunda y duradera: es la que inunda el alma cuando uno alcanza a comprender la profundidad, la anchura y la altura del amor que Dios siente por cada uno de nosotros, un amor que Su Hijo Jesús personifica.

Receta para la alegría

Mayo 2015 | Publicado en Vida

Antes de empezar, póngase un delantal de tela bien resiliente, como los que usaban las abuelas, para no mancharse con gotas de amargura y de sinsabores. En un receptáculo de cerámica dura, a prueba de golpes y fuegos desanimantes, mezcle:

Las flores del Cielo

Febrero 2015 | Publicado en Gratitud

No debiera sorprendernos que la Biblia haya inspirado a incontables pintores; el texto abunda en expresivas imágenes. Por ejemplo, el siguiente pasaje: «Han sembrado mucho pero cosechado poco; comen pero no quedan satisfechos; beben pero aún tienen sed; se abrigan pero todavía tienen frío. Sus salarios desaparecen, ¡como si los echaran en bolsillos llenos de agujeros!»1 Después de dos mil años, podemos visualizar fácilmente a qué se refería el profeta Hageo: insatisfacción laboral, dificultades para llegar a fin de mes, los vanos intentos de seguir los dictados de la moda, la desvalorización de la moneda.

La alegría no va incluida

Febrero 2015 | Publicado en Vida

Los avisos publicitarios suelen presentar más que el artículo que pretenden vender. Una propaganda de una piscina inflable bien puede mostrar una familia feliz chapoteando en ella. ¿Acaso la piscina te garantiza que tendrás una familia feliz?

Vivir nuestro sueño

Febrero 2015 | Publicado en Vida

—¡Necesito dinero, mucho dinero! —suspiró profundamente mi amigo mientras revolvía su café en el comedor de diario de nuestra cocina.

—¿Para qué? —le pregunté algo sorprendido.

El dinero no puede comprarme amor

Febrero 2015 | Publicado en Vida

Con el éxito alcanzado en los años 60 por la canción Can’t Buy Me Love  (El dinero no puede comprarme amor), los Beatles capitalizaron una verdad sencilla y antigua. La letra muy bien podría haber dicho: «El dinero no puede comprarme la verdad, ni la felicidad, ni la paz interior». Esos valores tampoco estaban a la venta entonces, ni lo estarán nunca. Pese a ser una verdad muy simple, no es fácil vivirla.

¿Con cuánto basta?

Febrero 2015 | Publicado en Éxito

Dios es consciente de que tenemos necesidades materiales. Su Palabra ofrece incontables promesas de provisión, incluso de abundante suministro de bienes1. No obstante, Jesús también nos advirtió que un vano afán de riquezas puede ser una piedra de tropiezo en nuestro caminar por la senda del cristianismo2. La naturaleza humana muchas veces también nos empaña la vista y nos impide evaluar correctamente nuestras necesidades reales. Benjamin Franklin observó: «Cuanto más [dinero] tiene un hombre, más quiere. En vez de llenar un vacío, lo produce».

Adivina, adivinanza

Julio 2014 | Publicado en Gratitud

Nehemías dijo que era la fuente de la fortaleza1. David, el salmista, lo descubrió en la presencia de Dios y se lo devolvió como ofrenda de amor2. Jeremías lo halló en la Palabra de Dios3. El rey Salomón afirmó que Dios premia con él a quien se conduce con honradez y rectitud4. Jesús se lo prometió a Sus seguidores y manifestó que es consecuencia de creer y hacer lo que Él nos dice5.

<Page 3 of 8>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.