Alegría

No hay otro como tú

Julio 2010 | Publicado en Belleza

¿Sabes quiénes son las personas más felices?

Las que tienen el valor de mostrarse tal como son, como Dios las hizo, en lugar de adoptar una imagen a fin de gozar de aceptación y caer bien a los demás. Quienes se afanan por cumplir con lo que —a su entender— los demás esperan de ellos, en realidad se echan a cuestas un enorme peso. La humildad, por el contrario, es liberadora.

¿Es cierto que hay gente que lo tiene todo?

Julio 2010 | Publicado en Vida

Pregunta: ¿Por qué da la impresión de que algunas personas llevan vidas de ensueño? Tienen magnífica presencia, gozan de estupenda salud, poseen grandes habilidades y están siempre rodeadas de amigos. Mejor dicho, lo tienen todo, mientras que otros por lo visto adolecen de un sinfín de defectos y sufren innumerables reveses.

Respuesta: A primera vista, muchas cosas no parecen justas o equitativas. Sin embargo, gran parte de lo que sucede en la vida de una persona pasa inadvertido a los demás. 

En busca de la felicidad

Julio 2010 | Publicado en Perspectiva

La película En busca de la felicidad (2006) tiene una escena que me llamó la atención. En ella el personaje que interpreta Will Smith hace un comentario sobre la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, que incluye en su breve lista de derechos inalienables el de aspirar a la felicidad.

No es el derecho a ser feliz, sino el de aspirar a la felicidad. El protagonista se pregunta por qué se redactó de esa manera la Declaración. Sus cavilaciones lo llevan a la conclusión de que el autor de la misma, Thomas Jefferson, debió de entender que si bien todos deseamos y perseguimos la felicidad, no todos la encontramos o logramos conservarla.

Estemos contentos con lo que tenemos

Julio 2010 | Publicado en Perspectiva

Hace unos 30 años di con una perla de sabiduría que me ayudó a conservar la cordura. Lo que me asombra ahora es la facilidad con que pude haberla pasado por alto. En aquella época me sentía feliz y realizado. Estaba satisfecho con mi vida y con el rumbo que llevaba. Habría podido considerar que aquellas palabras no se me aplicaban y hacer caso omiso de ellas. Sin embargo, me alegro de no haber reaccionado así. Resulta que mi situación dio un giro inesperado para peor.

Perdí mi empleo y la seguridad que me proporcionaba, y estas palabras se convirtieron en mi referente:

La fuente de la alegría

Junio 2010 | Publicado en Salvación eterna

Cuando me aceptas en tu vida y empiezas a conocerme, te lleno de una felicidad intensa y profunda. Es lo que el apóstol Pedro describió como un «gozo inefable y glorioso» (1 Pedro 1:8).

Al morir en la cruz expié los pecados del mundo, entre ellos todas las injusticias y errores que alguna vez cometiste. A consecuencia de ello, quienquiera que crea en Mí y me acepte vivirá para siempre. Eso se aplica también a ti.

Con la vista en el Cielo

Abril 2010 | Publicado en Ejercicios espirituales

El undécimo capítulo de la epístola de San Pablo a los Hebreos nos entrega una relación de héroes y heroínas de la fe. Algo que aquellos hombres y mujeres tenían en común es que «esperaban la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios» (Hebreos 11:10). Es decir, no tenían los ojos puestos en las circunstancias inmediatas, sino en la recompensa celestial, lo cual les permitió resistir las pruebas y tribulaciones que sufrieron (Hebreos 11:26,35).

Eso tiene aplicaciones prácticas para nosotros. Es fácil que nos enredemos tanto en los afanes de la vida cotidiana que perdamos de vista lo que nos espera al final del camino. 

Te imagino en el Cielo

Abril 2010 | Publicado en El Cielo

Esta tarde, mientras recorría los caminos que serpentean por los cerros que hay detrás de mi casa, me acordé de que la semana que viene se cumplirán cinco años desde la última vez que te vi, desde que nos dejaste. Inicialmente pensar en eso me entristeció, pero de golpe lo vi desde otra perspectiva. Cinco años en el Cielo. Llevas cinco años en el Cielo. ¡Debe de ser sensacional!

Al doblar una curva me topé con una magnífica puesta de sol. El cielo parecía una acuarela de matices rosados y azules. Por la cercanía de los monzones, grises nubarrones habían estado todo el día alternándose, a veces de repente, con cielos despejados, realzando todavía más la belleza del paisaje.

Lágrimas en el Cielo

Abril 2010 | Publicado en El Cielo

La Biblia no dice que no vaya a haber lágrimas en el Cielo. Cuando lleguemos allá y nos veamos cara a cara con el Señor, todos derramaremos unas cuantas por las oportunidades que desaprovechamos, los errores que cometimos y las personas con las que habríamos querido ser más amorosos y considerados. Todos tendremos algo de qué lamentarnos o avergonzarnos.

Pero el Señor es tan magnánimo que dice que secará todas esas lágrimas. «Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos» (Apocalipsis 21:4).

Circunstancias

Agosto 2009 | Publicado en Perspectiva

Cuando estés metido en una situación que no te guste y no le veas salida, te sorprenderá lo eficaz que puede ser un poco de optimismo. Es muy natural, en casos así, fijarse en todo lo que anda mal, recordar las veces en que te iba mejor o fijarte en las personas que en ese momento parecen estar en una situación más favorable; pero así no serás feliz. Si quieres ser feliz, tienes que resolver que vas a estar agradecido por lo que tienes en vez de obsesionarte con lo que te falta.

Año tras año, día tras día

Julio 2009 | Publicado en Etapas

Alguien me preguntó el otro día: «¿Por qué haces referencia a tu edad con tanta frecuencia?» Es que me parece maravilloso que Dios me haya guardado a lo largo de tantos años. Lo anunciaré una vez más: «Tengo 80 años» [en 1966].

Yo que tú no le tendría miedo a la vejez. Algunas personas piensan que no trae más que inconvenientes y achaques. Algo de eso hay, naturalmente. Sin embargo, puede ser también una aventura maravillosa, sobre todo para quienes han cultivado su relación con Jesús. Sin Él, me imagino que mi vida habría sido monótona y llena de desilusiones y fracasos. Conozco a mucha gente así, personas angustiadas por una sensación de vacuidad y de intrascendencia porque carecen de fe y no tienen una relación viva con un Jesús vivo.

<Page 7 of 8>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.