Amor

Como vela en candelero

Marzo 2014 | Publicado en Altruismo

La esencia de la vida cristiana es manifestar el amor de Dios a las personas que Él a diario pone en nuestro camino. Refiriéndose a ello, el apóstol Pablo llegó a decir: «Es el amor de Cristo el que nos apremia»1. Sean cuales sean las vías concretas que Dios nos indique para transmitir Su amor en nuestra parte del planeta, Él nos ha llamado a ser «la luz del mundo» y dice que «ha de lucir [nuestra] luz ante los hombres, para que, viendo [nuestras] buenas obras, glorifiquen [al] Padre, que está en los cielos»2.

¿A quién pretendo servir?

Marzo 2014 | Publicado en Desarrollo personal

Por momentos he tenido la impresión de que juego a ser una buena persona; por ejemplo, cuando me ofrecí de voluntario para realizar labores de socorro tras el terremoto y el tsunami que azotaron Japón el 2011. Por una parte deseaba sinceramente entregar ayuda a la gente y aliviar su situación; por otra, sabía que estaba bien visto querer colaborar y me daba cierta satisfacción que se me considerara una persona solidaria.

Casada con una estrella

Febrero 2014 | Publicado en Noviazgo y matrimonio

En las películas románticas que veía cuando era pequeña, el universo entero parecía detenerse cuando el hombre perfecto conocía a la mujer perfecta. A partir de ese momento, por lo visto lo único que necesitaban para vivir su amor eran muchas miradas a los ojos y abrazos, preferiblemente en algún exótico lugar de ensueño.

Como muchos más, yo creía que enamorarse era eso. Sin embargo, en la vida real no es así. Nunca encontré ese hombre perfecto, por lo menos no como lo pintan en Hollywood; pero si conocí a mi propia estrella de cine.

La poesía del amor

Febrero 2014 | Publicado en Amor y amistad

En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano. 
Proverbios 17:17 (NVI)

*

El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano. 
Proverbios 18:24

Las luces del litoral

Febrero 2014 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Cuando la salud de mi esposo se fue quebrantando y yo iba a verlo al hospital, me fijaba en los pacientes tendidos en sus camas y en los que aguardaban en las salas de espera, y trataba de imaginarme su sufrimiento. Algunos, particularmente los muy ancianos, se pasaban día tras día acostados, sin ninguna compañía. Durante un mes acudí todos los días sin falta al hospital, y nunca fue nadie a visitarlos. Nadie se hizo siquiera un ratito para ir a verlos.

Amistad y sacrificio

Febrero 2014 | Publicado en Amor y amistad

Cuando Jesús dijo a Sus discípulos que «no hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos»1, no hacía otra cosa que describir con nobleza la muerte que días después habría de padecer en la cruz para la salvación de la humanidad. Los sucesos posteriores demostraron que estuvo dispuesto a entregarlo todo por nosotros, Sus amigos. El amor y la amistad que Jesús nos ofrece son perfectos.

El don de amar más

Febrero 2014 | Publicado en El amor de Dios

Amar al prójimo es algo natural para Mí, y cuando me recibes, ese amor se convierte en parte intrínseca de ti. Si bien Yo te dispenso ese amor libremente, es responsabilidad tuya llevarlo a la práctica y aplicarlo. ¿Cómo? Paso a paso, realizando un acto de amor seguido de otro y luego de otro.

Entrega

Febrero 2014 | Publicado en Altruismo

Tener siempre en cuenta a los demás y procurar satisfacer sus necesidades, sobre todo cuando ello implica cierto sacrificio, no es nada fácil. Lo más cómodo es ser perezosos, egoístas y egocéntricos, y la mayoría somos así por naturaleza. Nuestra primera reacción generalmente está motivada por nuestros propios intereses, lo que deseamos y lo que nos hace felices. No obstante, con la ayuda de Jesús podemos adquirir nuevos hábitos y reacciones automáticas que con el tiempo contribuyan a que seamos más amorosos, amables y abnegados.

Una amiga de verdad

Febrero 2014 | Publicado en Altruismo

Cuando era adolescente estaba convencida de que me las sabía todas. Aunque me sentía muy insegura, tenía opiniones sobre todo, opiniones tajantes. En retrospectiva, me da pena por mis padres. No me cabe duda de que les di mucha guerra, sobre todo durante la adolescencia. No me gustaba que fueran más estrictos que los de otros jóvenes. Eso me llevó a alejarme de ellos, como hacen muchos chicos a esa edad. Estaba segura de que no me entendían, y en realidad así era. Ninguno de mis hermanos mayores se había sentido como yo. Yo lo cuestionaba todo, y me costaba acatar las reglas. Sin embargo, por fuerte que fuera mi carácter, lo único que deseaba era encontrar a alguien que realmente me comprendiera.

Un auténtico samaritano

Julio 2013 | Publicado en Generosidad

Hace poco, después de leer un artículo de la BBC1, me quedaron rondando serios interrogantes. El escrito vale la pena; trata de un samaritano moderno y del tremendo efecto que puede llegar a tener un acto de bondad.

Ese relato me hizo pasar revista a mi propia trayectoria en los últimos tiempos. «¿Hubiese hecho yo lo mismo? ¿Estaría dispuesta a arriesgar mi puesto por ayudar a un extraño?» Insatisfecha con mis respuestas, opté por plantearme otras preguntas menos inquietantes: «¿Dirían mis amigos que soy una persona solidaria? ¿He realizado últimamente algún acto de puro altruismo?»

<Page 6 of 16>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.