Amor

Amor en acción

Junio 2013 | Publicado en Amor y amistad

Anteponer las necesidades ajenas a las tuyas te deja un agradable sentimiento de alegría y satisfacción. Cuando tienes un gesto amable con alguien, no solo le haces bien a él, sino también a ti. La felicidad que emana de los actos de bondad y cariño no es un placer frívolo o una satisfacción superficial, sino una sensación de realización mucho más profunda. Obrando así haces que Mi Espíritu de amor salpique el mundo que te rodea, la vida de otras personas y tu propia vida.

El espejo matrimonial

Mayo 2013 | Publicado en Noviazgo y matrimonio

—¡Mari-i-i-i-ie! —retumbó por toda la casa la voz de Ivo, mi esposo—. ¿Dónde dices que pusiste mi camisa verde?

—Está colgada en el armario, en el costado izquierdo, entre las camisas blancas y tu saco.

—¡No la veo!

Subí por las escaleras y entré en la alcoba.

El fruto conciliador: la paciencia

Mayo 2013 | Publicado en El perdón

«El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio. Contra estas cosas no hay ley»1.

—Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces he de perdonarlo? —le preguntó un hombre a Jesús.

Acto seguido aventuró una respuesta:

—¿Siete veces?

¡No la soporto!

Mayo 2013 | Publicado en En el trabajo

Ciertas personas nos gustan más que otras; y también hay que reconocer que cada uno de nosotros resulta más agradable para unas personas que para otras.

Cuando trabajaba de enfermera en la sala de emergencias de un hospital en Reikiavik (Islandia), me sentía bastante segura de mí misma y me consideraba capaz de afrontar casi cualquier situación. Me encantaba la acción, la adrenalina, y siempre me ofrecía para los casos más difíciles.

Gracia para seguir amando

Mayo 2013 | Publicado en Amor y amistad

En uno de los capítulos más impactantes y poéticos de la Biblia —1 Corintios 13—, el apóstol Pablo describe el amor que los cristianos debemos personificar: «El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser»1.

En esta lista, la primera característica del amor es que es sufrido, y me parece muy revelador, porque amar —con la generosidad y constancia que describe Pablo posteriormente en este pasaje— exige sacrificio, entrega y aguante. No podemos reservar nuestras expresiones de amor y cariño para ciertas situaciones o para unas pocas personas queridas. Asimismo, tampoco podemos negárselas a la gente que nos decepciona o nos falla.

De buen temple

Mayo 2013 | Publicado en Desarrollo personal

Tiempo atrás tenía mis propias ideas sobre lo que eran la longanimidad y la paciencia. Longanimidad era soportar algo; y paciencia, soportar la falta de algo. La una iba con la frase: «Ojalá no tuviera…», y la otra con: «Ojalá tuviera…» Obviamente ambas palabras tienen también otros matices, sobre todo longanimidad.

Cuando consulté el significado del término griego µακροθυµέω (fonéticamente, makrothymia), palabra que se traduce en muchas versiones de la Biblia como paciencia o longanimidad, vi que tenía otra connotación. Makro significa grande —eso no es ninguna novedad—; y thymia significa temple, lo que sí me resultó revelador. Una traducción más literal de makrothymia sería gran temple.

Cuatro amores

Febrero 2013 | Publicado en Amor y amistad

En lenguaje moderno, la palabra amor engloba una diversidad de sentimientos y emociones. Los griegos de la era clásica, sin embargo, eran más precisos. Tenían por lo menos cuatro términos para describir distintos aspectos del amor: storgē, philía, éros y agápē.

Storgē todavía se emplea en el griego actual y más o menos corresponde a nuestro vocablo afecto, particularmente el que existe en el seno de una familia. También se puede emplear en el sentido de soportar o aguantar; como sabemos la mayoría, ese era el amor que abrigábamos por nuestros hermanitos cuando éramos chicos.

En la salud como en la enfermedad

Febrero 2013 | Publicado en Noviazgo y matrimonio

Hace poco vi De amor y otras adicciones, una comedia romántica basada en las memorias de Jamie Reidy1.

Si bien me pareció que la película tiene sus más y sus menos, presenta una historia de amor más realista que las de las típicas películas románticas hollywoodienses. En ella, la joven y bella Maggie Murdock (Anne Hathaway) padece una enfermedad degenerativa incurable: el mal de Parkinson. Para mí eso compensó las escenas de la película que no me gustaron. Es que en la vida y en el mundo real, en las relaciones de pareja, suceden ese tipo de cosas.

Mi princesa

Febrero 2013 | Publicado en Los padres

Para el primer cumpleaños de nuestra hija Audrey, mi mujer y yo teníamos pensada una pequeña celebración en casa con unos pocos amigos y familiares. Terminó siendo una fiesta impresionante con magdalenas a granel en el restaurante que administran sus abuelos. Probablemente los invitados disfrutaron más que mi hija; eso no lo niego. Audrey se pasó gran parte del tiempo observando cautelosamente lo que sucedía desde la seguridad de los brazos de alguien y se negó de plano a posar para una foto junto a su solitaria velita, por mucho que intenté convencerla de que lo hiciera (o tal vez justamente por eso).

El fruto fundamental: el amor

Febrero 2013 | Publicado en Amor y amistad

«El fruto del espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio. Contra estas cosas no hay ley»1.

¿En qué medida es importante el amor? Cuando le preguntaron a Jesús cuál era el mandamiento más importante, respondió: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. De estos dos mandamientos depende toda la Ley y los Profetas»2. Dicho de otro modo: si eres capaz de hacer esas dos cosas —amar a Dios y al prójimo—, lo demás está resuelto. Los restantes mandamientos se formularon con el fin de enseñarnos a hacer el bien y obrar con amor.

<Page 7 of 15>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.