Aptitudes sociales

Como el durián

Julio 2015 | Publicado en Principios generales

¿Cómo es posible que a algunos se les antoje una fruta como el durián? ¿Por qué se les ilumina el rostro cuando ven atados de esos caparazones espinosos de color marrón verdoso colgando de los puestos de frutas? ¿Cómo soportan su olor acre y repulsivo? ¿Qué los motiva a forcejear para abrir el grueso caparazón?

10 principios para ayudar a crecer a los demás

Julio 2015 | Publicado en Principios generales

Propicia el crecimiento de los demás dándoles tu apoyo. Los siguientes consejos te pueden ser de utilidad.

1. Promueve la excelencia: Piensa en al menos una cualidad sobresaliente que te parece que tiene una persona y hazle saber lo excelente que es en ese aspecto en particular.

Mi compañero de banco

Julio 2015 | Publicado en Altruismo

«Esto va a ser tirado», pensé cuando me preparaba para ingresar a la secundaria. No esperaba tener dificultades para hacer amigos o relacionarme con mis compañeros. Por desgracia, mi confianza se hizo añicos el primer día de clases, cuando conocí al chico que habían puesto a mi lado.

Secretos para llevarse bien con los demás

Junio 2014 | Publicado en Estudios bíblicos

La Biblia constituye todo un tesoro de consejos espirituales, pero también prácticos. En ella abundan los ejemplos de relaciones sólidas. Tanto es así que Martín Lutero comentó que la totalidad de la vida cristiana consiste en relacionarnos y entendernos con la gente que nos rodea1.

Veamos qué enseñanzas nos transmite la Biblia sobre la buena convivencia.

El cesto de la ropa

Octubre 2013 | Publicado en Principios generales

Hace un tiempo leí unos consejos para llevarse bien con los demás:

1) Hablar con optimismo y buen humor.
2) Sonreír.
3) Llamar a las personas por su nombre.

Las muestras de aprecio en el lugar de trabajo

Septiembre 2013 | Publicado en En el trabajo

El ser humano necesita sentirse apreciado. No solo se trata de una sensación agradable, sino de un elemento indispensable para ser feliz y desarrollarse a plenitud. Eso es válido en todo ámbito; sin embargo, en ninguna parte se hace tan patente como en el lugar de trabajo. Cuando uno es consciente de que sus jefes y compañeros lo aprecian de verdad, es mucho más probable que haga un excelente aporte y trabaje bien en equipo.

La sinergia y el trabajo en equipo

Septiembre 2013 | Publicado en En el trabajo

Si antes estaba en boga el líder fuerte, el autócrata seguro de sí mismo que imponía su estilo para sacar adelante a su empresa o a su equipo, ahora el dirigente sensato sabe que sus esfuerzos se multiplican si se apoya en su equipo en lugar de recurrir principalmente a sus propias capacidades.

Adoptar y mantener un sentido de comunidad es factor esencial para el progreso de toda organización en el mundo actual. El éxito de una empresa se basa en la suma de las habilidades y destrezas de sus componentes y en la disposición de los directivos para sacar partido de la pericia y los aportes de los distintos integrantes.

El fruto encantador: la mansedumbre

Septiembre 2013 | Publicado en Principios generales

Un espíritu afable es esencial para relacionarse armoniosamente con la gente. Puede ser determinante para que los demás se muestren abiertos a nuestras opiniones e ideas.

La Biblia retrata a Jesús como un cordero1, una gallina2 y un tierno y atento pastor3. Él dijo de Sí mismo: «Soy manso y humilde de corazón»4. No obligó a nadie a creer en Él ni a seguirlo. Se mostró compasivo y atrajo mansamente a la gente a Su reino celestial.

Viva la amabilidad

Junio 2013 | Publicado en Altruismo

En un vuelo que tomé hace unos meses me fijé en una niña de unos diez u once años sentada al otro lado del pasillo, en diagonal. Tenía un enorme cuaderno para colorear de lo más bonito que su mamá evidentemente le había conseguido para el vuelo. En la misma fila había otra niña de más o menos la misma edad; su papá iba sentado detrás de ella. Esa otra niña no tenía libro para colorear; es más, no tenía nada para entretenerse durante el vuelo.

Mi momento de gloria

Junio 2013 | Publicado en Vida

En la primavera de mi penúltimo año de secundaria, algunas chicas propusieron que nos preparáramos para el partido de baloncesto entre las representantes de nuestro curso y las del curso superior. Me pareció que podía ser entretenido, así que me apunté. No me fue muy bien en los entrenamientos, pues me distraía con mis amigas en vez de concentrarme en el juego; pero a pesar de poner nerviosas a algunas de las jugadoras más competitivas, me propuse seguir y participar en el que sería mi primer y único partido de baloncesto.

A lo largo del partido, nuestras rivales nos llevaron ventaja en todo momento. Mis compañeras se esforzaban por darles alcance. Yo había pasado la pelota un par de veces como una papa caliente, feliz de quitármela de encima lo antes posible. Hasta que…

<Page 3 of 4>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.