Cielo

Un mundo de amor—Así es el Cielo

Abril 2010 | Publicado en El Cielo

La Biblia describe muchas de las cosas que nos aguardan en el Cielo. Explica cómo es, cómo seremos nosotros y a qué nos dedicaremos. Además hay numerosos testimonios de personas que, estando clínicamente muertas, tuvieron vislumbres del Cielo. Otros han tenido visiones o sueños de seres queridos ya fallecidos, que en algunos casos les transmitieron mensajes detallados sobre su vida en el más allá.

Te imagino en el Cielo

Abril 2010 | Publicado en El Cielo

Esta tarde, mientras recorría los caminos que serpentean por los cerros que hay detrás de mi casa, me acordé de que la semana que viene se cumplirán cinco años desde la última vez que te vi, desde que nos dejaste. Inicialmente pensar en eso me entristeció, pero de golpe lo vi desde otra perspectiva. Cinco años en el Cielo. Llevas cinco años en el Cielo. ¡Debe de ser sensacional!

Al doblar una curva me topé con una magnífica puesta de sol. El cielo parecía una acuarela de matices rosados y azules. Por la cercanía de los monzones, grises nubarrones habían estado todo el día alternándose, a veces de repente, con cielos despejados, realzando todavía más la belleza del paisaje.

Lágrimas en el Cielo

Abril 2010 | Publicado en El Cielo

La Biblia no dice que no vaya a haber lágrimas en el Cielo. Cuando lleguemos allá y nos veamos cara a cara con el Señor, todos derramaremos unas cuantas por las oportunidades que desaprovechamos, los errores que cometimos y las personas con las que habríamos querido ser más amorosos y considerados. Todos tendremos algo de qué lamentarnos o avergonzarnos.

Pero el Señor es tan magnánimo que dice que secará todas esas lágrimas. «Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos» (Apocalipsis 21:4).

Consuelo en la hora más oscura

Abril 2010 | Publicado en Entereza

Nunca me alegré tanto de tener fe como cuando falleció mi marido. ¡Qué extraordinarios son el consuelo, la bendición y la paz con que contamos los creyentes! Muchas de las tarjetas de condolencia que me enviaron contenían mensajes basados en este versículo bíblico: «No os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza» (1 Tesalonicenses 4:13). Eso es muy cierto.

Durante las visitas que hice a mi marido en el hospital hablé con muchas personas que no tenían fe, que se encontraban junto al lecho de muerte de un familiar sin consuelo ni esperanza.

¿A puerta cerrada?

Abril 2010 | Publicado en El Cielo

En un curso de literatura de la secundaria estudiamos la obra de teatro A puerta cerrada, de Jean-Paul Sartre, en la que los moradores del infierno estaban confinados en una sala. No tenían nada más que hacer que enfrascarse en discusiones infructuosas y carentes de sentido.

En un artículo de David Brandt Berg titulado La puerta verde, el infierno era un lugar impecable parecido a un hospital, en el que había un sinfín de habitaciones llenas de personas que se dedicaban más o menos a lo mismo que habían hecho en la Tierra, solo que sin esperanza de lograr nada útil: unos científicos realizaban experimentos interminables que no arrojaban resultados; los soldados libraban combates que no cesaban nunca; los trenes nunca llegaban a su destino, y las naves espaciales jamás lograban despegar. Nunca se conseguía nada. En Infierno, la primera parte del poema épico La divina comedia, de Dante, se describe una parte de ese lugar de tormento como una sucesión interminable de montañas que hay que escalar una tras otra.

En busca del amanecer

Julio 2009 | Publicado en Etapas

Pasan veloces los años,
mas no busco el atardecer.
Estoy a la espera del alba
y el áureo fulgor matinal,

Alba y ocaso

Julio 2009 | Publicado en Etapas

El cielo estaba espléndido esta tarde. Una catedral de luz en las alturas. Fue casi como captar un atisbo de la Corte Celestial. El sol ya se puso, se lo tragó la oscuridad; pero es seguro que volverá a salir. A veces los amaneceres son aún más bonitos que los atardeceres.

La luz va disminuyendo paulatinamente hasta tornarse en tinieblas. Pero luego llega la alborada. «Nacerá el Sol de Justicia [Jesús]» (Malaquías 4:2) y todo lo rectificará. Antes de la salida del sol, ya se sienten sus efectos: todo se va iluminando, de la misma manera que la Palabra de Dios ahuyenta las tinieblas.

Se va con gracia

Julio 2009 | Publicado en Vida después de la muerte

Revisando los efectos personales de mi madre después que murió, encontré un señalador que desde entonces ha tenido un profundo significado para mí. En él hay un dibujo de una nativa norteamericana ya entrada en años con un vestido largo y vaporoso. En la distancia se divisan unas montañas, y en el cielo, la luna. La mujer tiene los ojos cerrados. Debajo hay una inscripción: «Se va con gracia».

Había oído decir que a ciertas personas Dios les concede gracia para morir en el momento de su fallecimiento, y que otorga una gracia similar a personas que pierden a un ser querido. 

El paraíso

Septiembre 2007 | Publicado en El Cielo

¿Alguna vez te has puesto a pensar qué sucede después que uno muere? ¿Existen el Cielo y el Infierno? ¿Existe Dios? No tienes por qué tener miedo de morir, pues hay en efecto un reino bellísimo llamado el Cielo al que están destinados todos los que aman a Dios.

Si pudieras echar un vistazo a la dimensión celestial —como han hecho algunos que han tenido experiencias cercanas a la muerte—, sabrías sin asomo de duda que hay vida después de la muerte, que el Cielo existe. Es un paraíso en el que viven y reinan Dios, Jesús y el Espíritu Santo, un mundo de amor, de hermandad y felicidad en el que están proscritos el dolor, la tristeza, el hambre y la injusticia. Así lo detallan los últimos dos capítulos de la Biblia, Apocalipsis 21 y 22.

Lo mejor está por venir

Septiembre 2007 | Publicado en El Cielo

Para hacerte una idea del Cielo, piensa en el momento más feliz de tu vida y multiplícalo por un millón.

*

Si bien no podemos ganarnos el Cielo, sí podemos acumular tesoros allí obrando con amor en la Tierra.

<Page 3 of 4>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.