Comunicar nuestra fe

Puertas abiertas

Septiembre 2020 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Hace unos meses comencé a dar unas clases de inglés basadas en la Biblia a un pequeño grupo de adolescentes. No siempre es fácil y requiere tiempo de preparación, pero bien vale el esfuerzo. Por ejemplo, cuando estudiábamos la primera Navidad, siempre parecía presentarse algún obstáculo: los alumnos llegaban tarde, olvidaban sus cuadernos de ejercicios o a veces simplemente faltaban a la clase sin motivo alguno.

La llamada equivocada

Septiembre 2020 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Era mi cumpleaños y decidí devolver una llamada de uno de mis familiares. Sin embargo, me pilló desprevenida, pues me contestó alguien que no reconocía. Al otro lado de la línea hablaba una mujer con voz apagada. Parecía aturdida, como si estuviera enferma o acabara de despertar, o con muy escasas fuerzas para contestar.

Volver a lo esencial

Septiembre 2020 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Me encontraba en la fila de la caja de una tienda y noté que la señora que estaba delante de mí vestía una camiseta de vivos colores con un versículo de la Biblia inscrito en ella. Cuando agradeció a la cajera, le dijo:

—Mi amor, espero que sepas que Jesús te ama.

De la broma a la oración

Septiembre 2020 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Hoy, mientras visitaba un pequeño pueblo, aprendí una vez más que cuando Dios dice «salta», debo responder: «¿hasta qué altura?» Él siempre sabe lo que más conviene.

Pasé por un depósito de mercancía y casi me llevo por delante a un hombre que con mucho esfuerzo intentaba subir un neumático pesado a su camioneta. Solté una carcajada y le dije: «Parece que vas a salir rodando» (soy propenso a hacer chistes en momentos inoportunos, lo siento). Él también se rió y yo seguí mi camino.

La huerta caprichosa

Septiembre 2020 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Cuando estudiaba primaria en el colegio teníamos un jardinero extraordinario a quien todos llamábamos tío Silas. El hombre tenía la habilidad de crear huertas de ensueño, de las que aparecen en las revistas, con tomates, fríjoles, repollos y lechugas por doquier. Los canteros de flores frente al colegio eran una paleta de colores. El tío Silas conocía a la perfección qué plantas y flores crecían mejor en cada estación. Había acumulado años de experiencia y conocía cada uno de los trucos del oficio.

Mi Padre me envió

Agosto 2020 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Como Mi Padre me envió, así te envío a ti. Te envío a un mundo de dolor y pérdidas, penas y sufrimiento, quebrantos y soledad, necesidad y tristeza, para que puedas entregarle a este planeta perdido y solitario lo que Yo te di a ti. Entrega libremente Mi amor, compasión y empatía a quienes los necesitan con tanto afán.

El taxista de Nueva York

Mayo 2020 | Publicado en Desarrollo personal

Pasé unos meses muy duros en la primavera de 1972. Estaba ansiosa por tener un niño, un bebé que cobijar en mis brazos y que fuera mío. Dos veces había sufrido un aborto espontáneo. Le reprochaba a Dios aquellas desilusiones. Se las enrostraba diciéndole: Mira lo que hiciste cuando confié en que responderías a mi oración. Simplemente no lograba desembarazarme de eso y reemprender camino.

Reciclaje solidario

Mayo 2020 | Publicado en Altruismo

Quedé perplejo al ver unas construcciones muy coloridas y con mucho cuidado por el detalle en un video de YouTube. Casitas muy pequeñas, apenas un poco más grandes que una casita para perros, con puertas, ventanas redondas y techos en ángulo para que corriera el agua de lluvia. Y todas montadas sobre ruedas para poder moverlas. En verdad se veían acogedoras

Dios, el griego y la gran esperanza

Enero 2020 | Publicado en Año Nuevo

A pesar de todos los indicios de que nos esperan tiempos difíciles, el año nuevo me tiene animado. Me entusiasma esforzarme por alcanzar nuevas metas y superarme. El sustantivo entusiasmo viene del término griego enthousiasmós, cuya raíz es enthous, que significa «inspiración o posesión divina». Resulta interesante que inicialmente se usaba en sentido peyorativo para describir un celo religioso excesivo.

El regalo incomparable

Diciembre 2019 | Publicado en Navidad

Una de las cosas que más me gustan de la Navidad son los regalos. Ya sé que la Navidad entraña mucho más que eso, pero el simple hecho de abrir los paquetes y descubrir qué contienen siempre me genera expectativas. Cuando veo un regalo bien envuelto y con una etiqueta a mi nombre, me emociono. Por más que tenga alguna idea de lo que podría ser, me resulta muy entretenido abrir el paquete y ver el regalo por primera vez.

<Page 1 of 7>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.