Comunicar nuestra fe

Un santo sin pretensiones

Septiembre 2013 | Publicado en Día del Padre

Homenaje a mi padre

No pretendo poner a mi padre en un pedestal. A él no le habría gustado. Siempre procuraba pasar inadvertido. No recuerdo ninguna ocasión en que quisiera honores para sí. Si alguien lo elogiaba, señalaba hacia arriba, a su Creador, y le atribuía a Él todo el mérito.

Valor neto de un abrazo comun

Junio 2013 | Publicado en Comunicar nuestra fe

Los letreros eran simples rectángulos de madera pintada de blanco, que con brillantes letras rojas proclamaban: «ABRAZOS GRATIS». Estaban adornados con flores, corazones y alegres manchas de colores llamativos. Nos dirigimos a nuestro punto de encuentro, en un campus universitario cercano, donde nos reunimos con el resto de nuestro grupo, y emprendimos la marcha por el centro de Guadalajara, México, en busca de desconocidos a quienes prodigar espontáneas muestras de cariño.

Carteles en alto, nos dispersamos, como un imparable ejército de afecto.

¡Está vivo!

Marzo 2013 | Publicado en Semana Santa

Habían transcurrido tres años desde el momento en que, respondiendo al llamado de Jesús, habían resuelto seguirlo. Cada caso había sido distinto. A Natanael Jesús le dijo que era «un verdadero hijo de Israel, un hombre totalmente íntegro»1. Mientras echaban sus redes en el mar, Pedro y su hermano Andrés oyeron las palabras: «Venid en pos de Mí, y haré que seáis pescadores de hombres»2. A Mateo lo halló en la caseta de recaudación de impuestos3. Los años que siguieron fueron los más intensos y emocionantes de su vida. Jesús era la persona más increíble que habían conocido jamás. Lo amaban profundamente.

Examen para una nueva vida

Febrero 2013 | Publicado en Vivencias

Una serie de pérdidas traumáticas me llevó a resentirme con Dios. Sola, sin ningún medio de sustento ni vislumbre alguna de esperanza, había intentado quitarme la vida. Recobré el conocimiento en un hospital, donde pasé los siguientes días recuperándome.

Llegó el Día de los Enamorados, el primero que pasaba sin mi marido. Sentada sola en una sala del hospital derramé las últimas lágrimas que me quedaban.

Seis aspectos que me encantan de la Navidad

Diciembre 2012 | Publicado en Navidad

Para la mayoría de nosotros, hay ciertos aspectos o detalles de la Navidad que nos resultan particularmente atractivos. Estos son algunos que me gustan mucho a mí.

La generosidad

Me encanta la generosidad que se siente en el ambiente. Muchas veces en esas fechas hasta los menos desprendidos se tornan más dadivosos. Es una época en que los niños pueden aprender la dicha de compartir sus bienes con otros. Es asimismo una temporada en que todos pueden dar algo —tengan mucho o tengan poco— y encontrarlo gratificante.

Experimentar a Dios

Junio 2012 | Publicado en Salvación eterna

Algo que encuentro particularmente maravilloso de Jesús es la salvación que nos ofrece, capaz de transformar nuestra vida, está a disposición de cualquiera que se la pida sinceramente y con fe. Puede que la comprensión que tenga uno de la doctrina cristiana sea mínima; pero si el corazón está sediento, si uno ansía tener una relación con Dios, uno la encuentra —de manera clara y definitiva, sin tener que dar nada a cambio— aceptando a Jesús como Salvador. La salvación es sencilla; es un regalo. Uno la pide, la recibe y es suya.

Ocasión para amar

Diciembre 2011 | Publicado en Navidad

Para muchos de nosotros, desde muy pequeños, la Navidad ha sido siempre una época singular. Celebrábamos el nacimiento de Jesús, intercambiábamos regalos y visitábamos o recibíamos en casa a familiares y amigos. Pero la Navidad no es solamente una ocasión de disfrutar de esas dichas. Es también el mejor momento del año para dar a conocer a nuestro amado Salvador. Es tal vez cuando la gente más piensa en ese milagro que constituye el alma de la Navidad: que Dios enviara a Su propio Hijo al mundo para reconciliarnos con Él. Hasta en las culturas no cristianas mucha gente se muestra interesada en entender el verdadero sentido de la Navidad.

¡Feliz cumpleaños, Jesús!

Diciembre 2011 | Publicado en Experiencias navideñas

Me crié en la Unión Soviética. Por eso no celebré la Navidad hasta 1991, cuando tenía 16 años. Hasta entonces nunca había visto un pesebre, nunca había oído un villancico ni me habían contado el nacimiento de Jesús en Belén. Ese año, no obstante, la verdad y el espíritu de la Navidad invadieron mi corazón y mi mente y me embriagaron de felicidad desde el 25 de diciembre —cuando se celebra la Navidad en Occidente— hasta el 7 de enero —cuando se celebra según el calendario juliano y la Iglesia Ortodoxa Rusa—. 

El factor clave

Agosto 2011 | Publicado en Perspectiva

Algunas confesiones cristianas, así como otras religiones, enseñan que el sufrimiento y la tristeza son indicadores de la espiritualidad o devoción de una persona. En realidad, es todo lo contrario. Dios no quiere que la religión sea gravosa, y Jesús desde luego no enseñó que tuviera que ser así. No veo cómo una persona puede ser verdaderamente feliz si no tiene satisfechas sus necesidades esenciales. Por más que alguien tenga todo lo que desea materialmente, hace falta algo más para aplacar su sed espiritual. 

La barrera

Diciembre 2010 | Publicado en Experiencias navideñas

—¡Espera! —gritó una voz a mis espaldas.

Era una fría y lluviosa mañana invernal en Taiwán.

Al darme la vuelta, vi a una muchacha menuda y más o menos de mi edad que corría hacia mí. Me dijo:

—Yo creía que todos los extranjeros volvían a su país en Navidad. Aquí no la pasarás igual.

—Ya lo sé —respondí—, pero soy misionera. No puedo volver esta Navidad. De todos modos, lo pasaré bien, porque tengo amigos aquí. También tengo a Jesús, que me acompaña a dondequiera que voy.

—He oído hablar de tu Jesús —comentó—. Soy budista, como toda mi familia. 

<Page 6 of 8>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.