Dificultades

Relato de un superviviente

Febrero 2008 | Publicado en Superación

«Estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor» (Romanos 8:38,39, NVI). Esta afirmación es una de las más destacadas expresiones de fe emitidas jamás. Procede de una persona que soportó años de pruebas y tribulaciones, las cuales, gracias a Dios, la mayoría de nosotros no tendremos que afrontar jamás. Se trata del apóstol Pablo.

Sin lluvia no hay arco iris

Febrero 2008 | Publicado en Entereza

En la vida hay muchas cosas normales y naturales que unos consideran de lo más positivas y que para otros son una molestia. Por poner un ejemplo sencillo, pensemos en un día de lluvia. Hay quienes se quejan de que llueva, mientras que a otros puede parecerles que viene de perlas para regar los cultivos o el pasto. Sucesos que para algunos son como venidos del Cielo y gran motivo de alegría —pongamos por caso una mudanza— para otros son causa de disgusto y contrariedad. Cualquier cosa puede llegar a generar resentimiento, hasta hechos que no son intrínsecamente malos o que para otras personas resultan halagüeños. En muchos casos depende de cómo se tome uno los acontecimientos y las circunstancias.

La superación de la adversidad

Febrero 2008 | Publicado en Superación

La mar serena no hace al buen marinero. 
Proverbio africano

*

Aunque deseables son las cosas buenas que nos brinda la prosperidad, admirables son las que trae consigo la adversidad.
Séneca (4 a.C.–65 d.C.)

Para superar momentos difíciles

Febrero 2008 | Publicado en Estudios bíblicos

No temas las aflicciones: todas pasan.

Salmo 30:11: Has cambiado mi lamento en baile; desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.

Salmo 126:5: Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

Mateo 5:4: Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

El apagón

Febrero 2008 | Publicado en Superación

En el gran apagón ocurrido en 1965 en Norteamérica, al menos 25 millones de personas de Ontario (Canadá) y del noreste de Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York, se quedaron sin electricidad por un lapso de hasta 12 horas. En otros países, los cortes de luz de esa magnitud eran corrientes y todavía lo son. Aquel, sin embargo, fue totalmente inesperado y pilló a todos desprevenidos.

El texto del siguiente artículo está tomado de una charla dada poco después.

El hombre y la montaña

Enero 2008 | Publicado en Éxito

Poco es lo que te queda de vida. Vive como en un monte.
Marco Aurelio (121–180, Meditaciones)

Las montañas siempre van a estar allí; la cosa es asegurarnos de que estemos nosotros también allí.
Hervey Voge, montañista del siglo xx

Cuando la vida se hace cuesta arriba

Enero 2007 | Publicado en Entereza

Pregunta: A veces la vida se me hace muy cuesta arriba. en algunos casos hasta da la impresión de que es lisa y llanamente injusta. No puedo evitar dudar de que Dios de veras me ame. ¿por qué me dificulta las cosas mucho más que a los demás?

Respuesta: Dios nos ama a todos, a cada uno de nosotros en particular. Y a ti también. Lo que más desea es que correspondamos a ese amor y vivamos muy unidos a Él. Además ha dispuesto amorosamente un plan para cada uno de nosotros, que Él sabe que sacará a relucir lo mejor que tenemos dentro y a la larga redundará en nuestro bien.

Trepando, a la cumbre se va llegando

Enero 2007 | Publicado en Entereza

La vida es una lucha a veces. Exige fe, valor y mucho ánimo. Lo que nos ocurre a algunos es que nos rendimos cuando las cosas se ponen difíciles. Desmayamos, nos rendimos mental y espiritualmente. Sin embargo, la Biblia nos anima a «orar siempre, y no desmayar» (Lucas 18:1). También dice: «No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos» (Gálatas 6:9).

Cuando ocurre algo malo

Octubre 2006 | Publicado en Gratitud

¿Alguna vez te has preguntado por qué a ti y a otras personas les ocurren cosas malas sin motivo aparente? En muchas ocasiones el rey David le preguntó lo mismo al Señor, tal como consta en los Salmos: «Dios mío, [...] ¿por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?» (Salmo 22:1)

El salmista se hallaba tan desanimado que llegó a compararse con un gusano (versículo 6). Hasta ese extremo llegó a estar hundido en la depresión.

<Page 16 of 16>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.