Economía

Cambio de mentalidad

Septiembre 2018 | Publicado en Perspectiva

Un estudio reciente realizado por Charles Schwab arrojó que en EE. UU. 2,4 millones de dólares es la cifra de rigor para que una familia se sienta acaudalada, y que un poco más de 1 millón es lo que se precisa para sentirse desahogado. Lamentablemente, eso significa que apenas el 10% de la población estadounidense se siente desahogada. Después venimos todos los demás. Aparte de eso, independientemente de la posición de una familia en el espectro de ingresos, casi todas señalaron que necesitaban un poco más. Compárese eso con la situación de la mayor parte de la población mundial, que vive en países en vías de desarrollo en los que semejantes montos se consideran jugosas fortunas a las que solamente tienen acceso los más adinerados.

Salir de deudas y enriquecerse

Septiembre 2018 | Publicado en Éxito

La lectura de blogs de personas que tienen que lidiar con deudas refuerza mi determinación de reducir las nuestras. Cuando ojeo artículos sobre casos similares a nuestro proceso de salir de deudas, suelo descartar los que tienen que ver con inversiones y ahorro. Hay ciertas coincidencias entre los textos sobre reducir las deudas y los que hablan de aumentar el patrimonio. Aunque estoy 100% de acuerdo con lo primero, me cuesta aceptar el concepto de acumular riqueza. Reducir nuestras deudas es, para mí, sinónimo de actuar responsablemente, disciplinarnos y sanear nuestra economía. En cambio, siempre he relacionado el enriquecimiento exclusivamente con la codicia y el egoísmo.

Manejo del dinero

Septiembre 2018 | Publicado en Éxito

Un pastor dijo en cierta ocasión: «Conducirse bien en el terreno económico no es complicado; tal vez sea difícil, pero no complicado». Es difícil porque no solo consiste en aprender estrategias y técnicas de administración económica; también hay componentes espirituales. Es importante, pues, tener una sana visión del dinero y utilizarlo correctamente, para la gloria de Dios.

Di y nunca me arrepentí

Junio 2017 | Publicado en Éxito

En mis primeros años de actividad comercial creía que el dinero lo era todo. Cuando mi esposa se quejaba de que en nuestro matrimonio faltaba amor, yo le gruñía que el amor no pone comida en la mesa. La creencia de que lo material lo es todo en la vida me impedía creer en Dios y en los milagros.

Si yo fuera Dios

Junio 2017 | Publicado en Gratitud

No son pocas las veces en que he deseado tener camionadas de dinero para poder ayudar a la gente. Conozco a muchas personas que precisan recursos económicos para suplir una u otra carencia, y sería fabuloso contar con medios para prestarles ayuda. Sueño con el día en que pueda pasarles fajos de billetes a mis amigos y familiares —y a otras personas— y disfrutar observando cómo se alivian sus cargas económicas y gozan de la vida sin las presiones de las dificultades monetarias. Por ahora, no cuento con dichos medios.

Ricos o pobres

Junio 2017 | Publicado en Perspectiva

El apóstol Pablo abordó el tema de los bienes materiales en 1 Timoteo 6:8–10: «Si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso. Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores»1. Poseer dinero no tiene nada de malo; lo malo es el amor al dinero. La abundancia o falta de dinero es menos importante que nuestro estado espiritual.

Capital e interés

Junio 2017 | Publicado en Generosidad

Mientras preparaba este número de la revista me llamó la atención un relato muy motivador sobre dos grandes hombres de fe. Lo reproduzco a continuación.

Charles Spurgeon, afamado evangelizador, y George Müller, ladrón convertido al cristianismo que fundó y dirigió cinco orfanatos, vivieron ambos en la Inglaterra del siglo XIX.

El factor Dios

Febrero 2015 | Publicado en Éxito

Casi todas las personas del mundo pasan apuros económicos en uno u otro momento. Algunas, sin embargo, lidian mejor con ellos que otras. Las circunstancias no suelen ser el factor determinante; la cuestión de fondo es más bien a quién recurren. El secreto para superar las penurias económicas es en realidad el mismo que para superar cualquier otra dificultad: hacer lo que está dentro de tus posibilidades, y luego confiar en Dios.

Vivir nuestro sueño

Febrero 2015 | Publicado en Vida

—¡Necesito dinero, mucho dinero! —suspiró profundamente mi amigo mientras revolvía su café en el comedor de diario de nuestra cocina.

—¿Para qué? —le pregunté algo sorprendido.

Nueve remedios para males económicos

Febrero 2015 | Publicado en Éxito

¿Te sientes ahogado económicamente? ¿Pasas apuros para pagar las cuentas? Aquí tienes nueve remedios que pueden darte el empujoncito que necesitas para salir a flote:

<Page 1 of 3>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.