Ejemplo cristiano

Guardar la fe

Abril 2020 | Publicado en Fe

Pregunta: Mi familia y la mayoría de las personas con las que me relaciono diariamente no tienen inquietudes de tipo espiritual. ¿Cómo puedo conservar la fe en un mundo que se muestra cada vez más escéptico?

Respuesta: La fe es la médula de nuestra vida espiritual; de ahí que valga la pena luchar por ella. A continuación te damos unos consejos para que tu fe no solo confronte obstáculos, sino que los remonte:

El valor del individuo

Marzo 2020 | Publicado en Autoestima

A Dios no se le oculta nada acerca de cada uno de nosotros. Él conoce nuestra hechura. Sabe de qué somos capaces. Conoce nuestros dones, nuestras habilidades, nuestras flaquezas y nuestros puntos fuertes. Y sea cual sea el concepto que tengamos de nosotros mismos o de nuestros defectos, ¡Él nos seleccionó para integrar Su equipo!1 Tiene la certeza de que reunimos las condiciones para desempeñar, con Su poder, la función que Él nos asigne.

El juego de corazones

Febrero 2020 | Publicado en Altruismo

¿Qué les parece practicar un juego en que uno compite consigo mismo y al mismo tiempo tiene ocasión de hacer algún bien? Llamémoslo «el juego de corazones», ¿bueno?

El año pasado mi hija descubrió que el cáncer de mama que tenía en remisión le había vuelto a aparecer. Noche tras noche me empantanaba con pensamientos depresivos y desesperanzadores.

Juego libre y divino

Febrero 2020 | Publicado en Desarrollo

Jesús tiene en Su corazón un lugar muy especial reservado para los niños. Como cristianos se nos llama a seguir Sus pasos y tratar de formar a nuestros hijos en el conocimiento de Dios y Su Hijo. Jesús nos enseñó a guiar mediante el ejemplo y a ser benévolos y comprensivos al criar a nuestros hijos, además de recordarles cómo quiere Dios que nos conduzcamos. Eso nos exige tener paciencia, una relación estrecha con Dios y un compromiso personal de actuar según Sus preceptos.

Dios, el griego y la gran esperanza

Enero 2020 | Publicado en Año Nuevo

A pesar de todos los indicios de que nos esperan tiempos difíciles, el año nuevo me tiene animado. Me entusiasma esforzarme por alcanzar nuevas metas y superarme. El sustantivo entusiasmo viene del término griego enthousiasmós, cuya raíz es enthous, que significa «inspiración o posesión divina». Resulta interesante que inicialmente se usaba en sentido peyorativo para describir un celo religioso excesivo.

Imitar al Maestro

Enero 2020 | Publicado en Año Nuevo

Ya llegó el año nuevo, y todavía ando pensando cuál será el propósito que me haré para los próximos meses. No estoy excedido de peso y hago buen ejercicio; así que eso queda descartado.

¿Cómo efectuar un cambio positivo?

Septiembre 2019 | Publicado en Altruismo

Cada vez que echo un vistazo a mi página de Facebook, a un portal de noticias o a los periódicos exhibidos en un quiosco, da la impresión de que estamos plagados de sucesos horrendos. Tengo sentimientos encontrados: por un lado, rabia; por el otro, de desesperanza.

Dar o no dar

Septiembre 2019 | Publicado en Generosidad

Mahatma Gandhi dijo en cierta ocasión: «El mundo tiene suficiente para cubrir las necesidades de todos los hombres, pero no para saciar su avaricia». Resulta fácil decir: «Los ricos debieran ser ampliamente generosos con los pobres y paliar así el hambre en el mundo». Sin embargo, cuando la necesidad nos toca el bolsillo, satisfacerla puede resultar más difícil de lo que nos imaginamos.

Tip, el leal

Septiembre 2019 | Publicado en Autoestima

En un libro en el que describe sus años como veterinario en los difíciles valles de Yorkshire (Inglaterra), James Herriot cuenta una anécdota sobre Tip, un perro pastor de una granja de la zona. Se topó con él una helada mañana cuando se acercó a la puerta de una casa buscando al dueño. Repentinamente Tip emergió de debajo de un montículo de nieve junto a la puerta, contento y emocionado. James quedó sorprendido y luego le preguntó al dueño por qué dejaba afuera al perro ya entrado en años.

El amor de Dios por la humanidad

Septiembre 2019 | Publicado en El amor de Dios

El amor de Dios es incondicional, no se sujeta a restricción alguna, es constante, no tiene límites. Se entrega libremente pase lo que pase. Cada uno de nosotros ha pecado, y el pecado nos separa de Dios. A despecho de ello, Dios nos ama. Eso no significa que ame todo lo que hacemos, pero nos ama. De hecho, ama tanto a la humanidad que dispuso que esa separación causada por nuestros pecados y malas acciones quedara eliminada por medio de la muerte expiatoria de Su Hijo, Jesús. «A la verdad, como éramos incapaces de salvarnos, en el tiempo señalado Cristo murió por los malvados. Dios demuestra Su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.»1

<Page 1 of 13>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.