Generosidad

Ama a quien tienes a tu lado

Febrero 2012 | Publicado en Altruismo

Las letras de algunas canciones me han causado honda impresión. Por ejemplo, la de la canción Love the One You're With, de Stephen Stills. El estribillo dice: «Si no puedes estar con la persona que amas, ama a quien tienes a tu lado».

Corría el año 1974. Mi novio y yo nos habíamos separado, y yo estaba con el corazón destrozado. Me pasé varias semanas titubeando entre procurar evitarlo y tratar de llamar su atención. Asistir al mismo colegio que él era una tortura. En aquel tiempo esa canción me ayudó a no encerrarme en mi mundo, a proyectarme hacia los demás. Media vida más tarde tuvo el mismo efecto. 

Ocasión para amar

Diciembre 2011 | Publicado en Navidad

Para muchos de nosotros, desde muy pequeños, la Navidad ha sido siempre una época singular. Celebrábamos el nacimiento de Jesús, intercambiábamos regalos y visitábamos o recibíamos en casa a familiares y amigos. Pero la Navidad no es solamente una ocasión de disfrutar de esas dichas. Es también el mejor momento del año para dar a conocer a nuestro amado Salvador. Es tal vez cuando la gente más piensa en ese milagro que constituye el alma de la Navidad: que Dios enviara a Su propio Hijo al mundo para reconciliarnos con Él. Hasta en las culturas no cristianas mucha gente se muestra interesada en entender el verdadero sentido de la Navidad.

Navidad en la carretera

Diciembre 2011 | Publicado en Experiencias navideñas

Hace unos años, cuando mi marido y yo estábamos misionando en el norte de Brasil, se nos presentó una oportunidad de participar en Buenos Aires en una iniciativa de ayuda a los jóvenes. En aquel entonces teníamos tres hijos, y yo estaba embarazada del cuarto. Mi esposo es argentino, y teníamos la ilusión de llegar a tiempo para pasar la Navidad con su anciano padre; así que unos días antes emprendimos el viaje por tierra de 7.000 kilómetros. Todo transcurrió sin novedades hasta que llegamos a la frontera.

Tesoritos

Diciembre 2011 | Publicado en Experiencias navideñas

Todos los años en diciembre pido a mis hijos, Toby y Kathy —de siete y nueve años— que revisen sus juguetes y su ropa y separen todo aquello que ya no usan o que les queda chico. Luego repaso lo que seleccionaron y descarto lo que está muy desgastado. En algunos casos ejerzo mi poder de veto. Lo mejor de lo que queda lo embalo en una caja para donarlo a personas menos afortunadas que nosotros. Además de que así les inculco a los niños una actitud dadivosa, he descubierto que es una buena táctica para que su dormitorio no esté tan atiborrado de cosas y al mismo tiempo dar buen uso a artículos que ya no necesitan y todavía están en buen estado.

Recuperar el sentido

Diciembre 2011 | Publicado en Navidad

Jesús renunció temporalmente a los derechos que le otorgaba Su ciudadanía celestial a fin de hacerse habitante de este mundo. Aunque era rico, por nosotros se hizo pobre, a fin de enriquecernos por medio de Su pobreza. No solo asumió nuestra forma corporal, sino que también se ajustó a nuestro modo de vivir, nuestras costumbres, idioma y vestimenta a fin de comprendernos mejor y comunicarse con nosotros en el modesto plano de nuestro entendimiento humano. Lo hizo con el ánimo de transmitirnos Su amor, manifestarnos Su compasión e interés y ayudarnos a entender Su mensaje en términos sencillos e infantiles que pudiéramos captar.—David Brandt Berg

Lo mejor de la Navidad

Diciembre 2011 | Publicado en Experiencias navideñas

Era Nochebuena, y andaba correteando con mi hija de diez años por las calles de Morelia, en México. Habíamos salido a hacer unas compras de último momento. En los semáforos se agolpaban los mendigos.

—¡Mira esa señora! —me dijo Caty, llamándome la atención sobre una anciana que estaba pasando frío y había dejado momentáneamente de mendigar para frotarse los pies descalzos.

La amabilidad, bendición por partida doble

Noviembre 2011 | Publicado en Altruismo

El día estaba nublado y lluvioso. De igual ánimo andaba yo, algo que nos pasa a todos, supongo.

Sentada a mi escritorio me acordé de que era el cumpleaños de una señora con la que mantengo una larga amistad. Es soltera, de mediana edad, enfermera desde hace treinta años, y le encanta su trabajo. Como sé que no tiene familia en esta ciudad, decidí llamarla. No me falló la intuición, pues resultó que ese día le tocaba un turno de trabajo hasta bien entrada la noche, lo que no le dejaría espacio para celebrar su cumpleaños. Así y todo, me contestó muy jovial, feliz de que la hubiera llamado.

El cristianismo y los bienes materiales

Octubre 2011 | Publicado en Estudios bíblicos

Hoy en día muchos cristianos no sabena ciencia cierta qué concepto tiene Dios de las riquezas y los bienes materiales. Eso les genera cierta incertidumbre sobre la actitud que debieran tener ellos mismos con relación al dinero. Algunos predican la doctrina de la prosperidad, es decir, que la abundancia es manifestación de fe y señal de la aprobación divina. Otros censuran la adquisición de riquezas y miran con desagrado a los cristianos que amasan fortunas personales. Tanto unos como otros fundamentan su postura en las Escrituras. La verdad de las cosas es que la Biblia aborda el tema con equilibrio y mesura.

Los ángeles de Vanessa

Octubre 2011 | Publicado en Generosidad

El sol se deslizaba bajo el horizonte mientras conducía por una estrecha carretera de dos carriles del centro de México. Miré a mi esposa, Amber, que dormía a mi lado. Por el espejo retrovisor vi a nuestras tres hijas: Tory, una niña muy viva para sus cuatro años; Shelly, que acababa de cumplir dos y hablaba sin parar como una cotorrita; y la bebita, Vanessa. Las tres dormían profundamente. Pensé en hacer una parada para tomar un café, pero deseché la idea. Si me detenía, todas se despertarían. Además estábamos en una carrera contra el tiempo. Me gustaba conducir de noche, mientras las niñas dormían, con el vehículo más fresco, aparte que así tenía oportunidad de reflexionar. Lo necesitaba. Había sido un año agitado.

5 pilares de la prosperidad

Octubre 2011 | Publicado en Éxito

Algo que en diversos momentos de la vida nos provoca estrés y preocupación es la falta de dinero. En esos momentos es importante recordar que Dios es nuestra fuente de sustento económico. «Del Señor es la Tierra y su plenitud» (Salmo 24:1). Todo le pertenece, y con gusto nos lo ofrece. «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá» (Mateo 7:7,8). Sin embargo, por mucho que Dios se proponga ayudarnos, si a nuestro edificio económico le falta algún pilar importante, no se sostendrá. 

<Page 6 of 10>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.