Gratitud

El primer bocado

Enero 2016 | Publicado en Gratitud

Tomé un bocado de tortilla francesa y se lo agradecí a Dios en silencio. Tenía hambre, y me supo excepcionalmente delicioso. Degusté los sutiles sabores y el queso derretido, y me detuve un instante a pensar en la divina Providencia y en cómo nos cuida Dios.

Reírse con ganas

Junio 2015 | Publicado en Autoestima

¡Qué fácil es hacer caso de los consejos de otras personas y terminar convirtiéndonos en algo que no somos, olvidar nuestro carácter singular y maravilloso y basar nuestra valía en lo que piensan los demás en lugar de centrarnos en lo que piensa Dios!

Una familiar de edad avanzada vino a visitarnos.

Un día perfecto

Junio 2015 | Publicado en Renovación

Hoy fue un día perfecto. No porque disfrutara de una ociosidad deliciosa, ni tampoco en términos de lo que logré. Ni siquiera estuvo exento de dificultades. Aun así, fue tan perfecto de pe a pa que ahora me siento impulsada a volver sobre mis pasos para tratar de descubrir qué fue lo que lo hizo tan perfecto. A lo mejor consigo que se repita.

Receta para la alegría

Mayo 2015 | Publicado en Vida

Antes de empezar, póngase un delantal de tela bien resiliente, como los que usaban las abuelas, para no mancharse con gotas de amargura y de sinsabores. En un receptáculo de cerámica dura, a prueba de golpes y fuegos desanimantes, mezcle:

El hongo escurridizo

Mayo 2015 | Publicado en Gratitud

Cortaba verduraspara la cena y dos veces atrapé un champiñón que se salió de la tabla de cortar antes que se cayera al piso.

Di gracias en silencio: «Dios, eres muy bueno conmigo».

En otro rincón de mi cabeza estaba pensando en la solicitud de arriendo de un apartamento que había presentado esa mañana. «Señor, te ruego que seas bueno conmigo y hagas que acepten mi solicitud».

Las flores del Cielo

Febrero 2015 | Publicado en Gratitud

No debiera sorprendernos que la Biblia haya inspirado a incontables pintores; el texto abunda en expresivas imágenes. Por ejemplo, el siguiente pasaje: «Han sembrado mucho pero cosechado poco; comen pero no quedan satisfechos; beben pero aún tienen sed; se abrigan pero todavía tienen frío. Sus salarios desaparecen, ¡como si los echaran en bolsillos llenos de agujeros!»1 Después de dos mil años, podemos visualizar fácilmente a qué se refería el profeta Hageo: insatisfacción laboral, dificultades para llegar a fin de mes, los vanos intentos de seguir los dictados de la moda, la desvalorización de la moneda.

Los zapatos de Navidad

Diciembre 2014 | Publicado en Experiencias navideñas

La época navideña —sin duda la más querida para mí— me hace revivir momentos inolvidables. Nevaba el día de diciembre en que toda mi familia volvió a los EE. UU. después de varios años de misionar en las Filipinas. Yo tenía entonces seis años. Aquel día conocí a mis abuelos y toqué por primera vez la nieve. Luego, cuando tenía quince años, estuve todas las festividades con una banda de músicos que viajó de Washington a México para realizar una gira de recitales benéficos. Lo pasé bomba.

Relucientes manzanas rojas

Diciembre 2014 | Publicado en Experiencias navideñas

La Navidad de 1984 fue la tercera que pasó nuestra familia lejos de Europa. La remota aldea del este de la India donde por entonces llevábamos a cabo nuestro voluntariado se había convertido en nuestro segundo hogar. Tras algunos altibajos iniciales por lo diferentes que eran el clima y la cultura, llegamos a encariñarnos con la gente tan cálida de aquella región y a disfrutar de los nuevos panoramas, sonidos y fragancias. El mercado de la localidad adquirió un particular atractivo para mí, y esperaba con ansias el día que salíamos de compras. Todo el año se ofrecía una selección estupenda de jugosas frutas, como mangos, plátanos, lichis, papayas, frutas de jack y limas.

Homenaje a una mariposa

Septiembre 2014 | Publicado en Vivencias

Andja nació en 1962 en Bosnia-Herzegovina, república entonces perteneciente a Yugoslavia. Al estallar la guerra a principios de los 90, toda su familia huyó, y se refugiaron en Vojnić, un pueblo de Croacia. Su marido quedó trastornado mentalmente por las atrocidades de la limpieza étnica y terminó recluido en una clínica. Ella lo tuvo difícil para criar a sus tres hijos sola. Para colmo sufría de diabetes y psoriasis. Sobrevivió labrando la tierra alrededor de su chocita y gracias a la ayuda de organizaciones humanitarias. Así fue como la conocimos en mayo de 2000.

¡Sonríe!

Julio 2014 | Publicado en Vida

El corazón alegre hermosea el rostro. 
Proverbios 15:13

*

El mundo es como un espejo: si le muestras mala cara, te pondrá mala cara; sonríele, y te sonreirá. 
Anónimo

<Page 4 of 10>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.