Perseverancia

Mis ojos

Noviembre 2018 | Publicado en Gratitud

De niña tenía un ojo perezoso y visión borrosa, lo que me obligó a usar lentes desde los siete años. Para evitar que mi miopía empeorase, me fijaron normas muy estrictas en cuanto a la lectura. No podía leer de noche, solo sentada frente a mi escritorio, con una buena lámpara y buena postura. Debía minimizar el tiempo que veía la televisión o películas, así como cualquier actividad que me cansara la vista, ya fuera pintar, coser o hacer manualidades.

Momentos bajos

Julio 2018 | Publicado en Entereza

De más está decir que bien sosas son las novelas con un argumento como: «Matilde es una joven alegre, hermosa, exitosa, que vivirá feliz para siempre, comiendo perdiz». Esas no suelen cautivar a los lectores ni convertirse en superventas. Es que hasta los libros ilustrados para niños deben incluir cierta tensión, algún obstáculo que el pequeño protagonista debe salvar para disfrutar de un final feliz. El relato —que tanto puede tratar del primer día de escuela de un niño como de una niñita que descubre la dicha de compartir sus juguetes— no llama la atención si todo es perfecto desde la página uno. 

La olla quemada

Junio 2018 | Publicado en Entereza

Ni los nubarrones parecían tan sombríos, ni las ráfagas de viento helado tan frías como mi corazón. Saqué una olla del armario, medí el agua y los frijoles y la puse a calentar. Mi mente comenzó a discurrir sobre los acontecimientos de las últimas semanas y meses.

6 sueños que forjaron a un hombre

Mayo 2018 | Publicado en Relatos bíblicos

Las desdichas de José se iniciaron con dos sueños.

—Escuchen lo que soñé —dijo a sus 11 hermanos—. Estábamos atando gavillas en el campo cuando la mía se levantó y las de ustedes se inclinaron ante la mía.

Un héroe atípico

Mayo 2018 | Publicado en Superación

Cuando yo era una chiquilla idealista de catorce años leí un libro sobre David Brainerd. Me gustaba mucho leer historias de misioneros como David Livingstone, C. T. Studd y Amy Carmichael. Parecía que ellos no habían tenido problemas para lograr conversos devotos que justificaran visiblemente todos sus sacrificios. La vida de Brainerd, en cambio, tuvo un trágico comienzo. Recuerdo muy claramente la edad a la que leí su biografía porque es la edad que tenía él cuando quedó huérfano. Yo todavía tenía a mis padres y muchos años por delante para disfrutar de su compañía.

Cómo cumplí mi sueño

Enero 2018 | Publicado en Éxito

Cuando empecé a trazarme metas hace cinco años, casi me parecían inalcanzables. Sin embargo, invoqué la promesa: «Dios hará que esto suceda, porque Aquel que los llama es fiel»1. Con Su ayuda, pues, me aboqué a ello. Mi plan era redactar y crear miles de páginas de textos de buena calidad para promover la fe en los niños.

Un cambio para bien

Enero 2018 | Publicado en Desarrollo personal

Era uno de esos días en que me enojaba por cualquier cosa. Andaba triste, irritable, haciendo aspavientos por molestias insignificantes, y no paraba de imaginarme todo tipo de consecuencias o repercusiones negativas. Sin embargo, el día tenía que seguir su curso. Había mucho que hacer, plazos que cumplir, y parte de mi trabajo consistía en reunirme con otras personas y animarles la jornada. ¿Te has visto alguna vez en una situación así?

Cambiar la dinámica

Octubre 2017 | Publicado en Perspectiva

Cuando sufrimos una gran pérdida o nos vemos sobrepasados por los obstáculos, cambios y trances de la vida, puede parecernos que no hay chance o esperanza de ganar. Es entonces cuando presentar batalla y hacer denodados esfuerzos puede derivar en un triunfo o remontada imposible, de esos que hacen historia.

Plantar árboles

Octubre 2017 | Publicado en Éxito

El hombre que plantaba árboles, de Jean Giono, es un relato alegórico acerca de Eleazar Bouffier, un humilde pastor que por sí solo transforma toda una yerma región del sur de Francia. Cada día lleva sus ovejas a pastar a una loma distinta, donde siembra bellotas. El relato inspiró el lema que aparece en la portada de cada número de Conéctate: «Cambia tu mundo cambiando tu vida».

El que la sigue, la consigue

Septiembre 2017 | Publicado en Éxito

Toda madre que haya luchado por que su chiquitín se quede sentado hasta terminar la comida sabe que los niños pequeños solo son capaces de mantener la atención durante cortos períodos. Hay, sin embargo, momentos en la vida de todo niño en que el ansia de superación lo lleva a aprender algo, por ejemplo a agarrar un objeto pequeño con sus deditos regordetes, a gatear o a caminar. Esas nuevas habilidades requieren tremenda concentración y esfuerzo de su parte, y su aprendizaje toma bastante tiempo comparado con lo poco que ha vivido el niño hasta ese momento. Además, le imponen exigencias físicas cuando apenas está empezando a desarrollar su coordinación y sus músculos todavía no son capaces de soportar su peso corporal.

<Page 2 of 10>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.