Sanación

Dios y yo

Marzo 2020 | Publicado en Milagros y misterios

Hace poco estuve reflexionando sobre cómo ha cambiado progresivamente mi perspectiva de los milagros a lo largo de mi vida. Si bien tengo fe en Jesús desde niño, suelo compararme con las personas que fueron testigos de sanaciones, resurrecciones y otros milagros increíbles, y pienso que me perdí algo.

Cuando apareció Jesús

Febrero 2020 | Publicado en Jesucristo

Nunca deja de asombrarme cómo Jesús se aparece en los momentos oscuros y difíciles de nuestra vida. El capítulo 8 de Lucas es una muestra de ello.

Jairo —un clérigo y personaje de cierta relevancia— ruega a Jesús —ya acosado por multitudes de personas deseosas de oír sus palabras— que vaya a su casa y sane a su hija moribunda.

Optimizar la oración

Junio 2019 | Publicado en Oración

Muchas veces oramos por una persona y esta se cura de inmediato o en un plazo breve. También hay ocasiones en que rezamos por alguien que tiene una enfermedad muy grave, durante meses o incluso años, y aun así no vemos los resultados que hemos pedido. Es posible que en esas situaciones nos preguntemos qué ha pasado. ¿Algo salió mal?

La señal

Septiembre 2016 | Publicado en Sanación

Debo admitir que nunca he sido muy dada a creer en curaciones milagrosas. A decir verdad, me enorgullecía un poco de ser una mujer racional y lógica, algo que incluía cierta cuota de escepticismo. Quizá se deba a esa percepción de que todo lo que nos ocurre forma parte de un plan universal, es decir, es nuestro destino. También pienso que —como los judíos de la época de Jesús— yo pedía señales.

Momento a momento

Octubre 2014 | Publicado en Vivencias

Cuando nuestro hijo Peter tenía tres años, le diagnosticaron leucemia. De un momento a otro nuestra vida cambió radicalmente. No hay manual de instrucciones que te pueda preparar para lidiar con una enfermedad que pone en riesgo la vida de tu hijo. Si bien hallamos refugio en los brazos de Jesús —nuestro tierno Pastor—, igual tuvimos que hacer frente al miedo durante semanas que se convirtieron en meses.

Terapia de gratitud

Julio 2014 | Publicado en Gratitud

Aquel invierno había sido excepcionalmente largo en los Balcanes. ¡Qué ganas teníamos de que llegara la primavera! Por fin las flores engalanaron el paisaje, los árboles echaron brotes y se cubrieron de vida, y los pajarillos entonaron alabanzas porque una vez más el invierno había terminado.

El regalo de la vida

Diciembre 2012 | Publicado en Milagros y misterios

Todos los años, poco antes de Navidad, me tocaba acudir a la misma oficina a hacer unos trámites. Normalmente mi visita resultaba muy fácil y placentera gracias a la ayuda de Judy, una de las chicas que trabaja allí.

Cierto año, al cabo de unos minutos de conversación, Judy prorrumpió en llanto. A su marido le había reaparecido el cáncer. Ya le habían extirpado un tumor del hígado, y los médicos le auguraban poco tiempo de vida.

Sanación en Navidad

Diciembre 2012 | Publicado en Experiencias navideñas

Aquella Navidad Eiko pesaba treinta y un kilos. Tenía la piel pegada a los pómulos, y ni la gruesa ropa de invierno disimulaba su extrema delgadez. Contaba apenas trece años de edad y padecía una grave anorexia desde los nueve. Hasta entonces, sus padres y hermanos no habíamos sido plenamente conscientes de su lucha interna; pero llegó un momento en que las consecuencias eran terriblemente evidentes.

Nuestra hermana, que había sido la alegría de nuestra familia, apenas si sonreía. Por el contrario, tenía una mirada contenida de aislamiento. Mientras más la animábamos a comer, más nos rechazaba. Mis padres observaban impotentes cómo seguía perdiendo kilos a pesar de que estaba ya en los huesos. Dedicamos horas a la oración y mantuvimos largas charlas con ella hasta altas horas de la noche para ayudarla a afrontar la realidad: si no empezaba a comer, su vida se apagaría.

La sala de pasatiempos

Marzo 2012 | Publicado en Entereza

Sonó la alarma de mi reloj para recordarme que me pusiera el colirio que me había recetado el médico. Por pura costumbre me tapé el ojo bueno para comprobar qué tal veía con el infectado. Me di cuenta de que veía muy borroso, mucho más que el día anterior, y me preocupé.

Me invadió el recuerdo del doloroso tratamiento al que me había sometido en el hospital un día antes. ¿Qué otros exámenes y tratamientos me tocaría hacerme? ¿Cómo podía haberse puesto tan mal algo que en un principio daba la impresión de ser insignificante?

Dolor bienhechor

Marzo 2012 | Publicado en Entereza

Cuando alguien me recomendó que tratase de mostrarme agradecida hasta en situaciones adversas, me pareció que sería imposible. Sabía que la Biblia nos manda dar gracias en toda circunstancia (1 Tesalonicenses 5:18), pero nunca se me había ocurrido tomármelo al pie de la letra. ¿Era posible tener una actitud agradecida y actuar en consecuencia, expresando mi gratitud con palabras aun cuando la situación no pudiera ser peor?

<Page 1 of 5>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.