Seguir a Dios

Una fuente inagotable de energía

Octubre 2019 | Publicado en Guía

La ciudad en la que vivo en Sudáfrica enfrenta regularmente cortes de energía. A veces el fluido eléctrico se interrumpe hasta cinco horas diarias. Lo denominan loadshedding (recorte o desconexión de carga). A causa de la sobredemanda y el déficit de oferta, la empresa eléctrica debe racionar y cortar intermitentemente la electricidad. Durante esos períodos, las fábricas se detienen, los comercios cierran, el tráfico se vuelve caótico, los ventiladores y neveras se apagan y todo el mundo sufre. No es mucho lo que se puede hacer sin energía eléctrica.

El metrónomo

Agosto 2019 | Publicado en La Biblia

Cuatro amigos se sientan en torno a la isla de la cocina. Cada uno de nosotros tiene empleo, horarios y obligaciones que nos impulsan en distintos sentidos, por lo que no tenemos oportunidad de pasar ratos juntos tan seguido. Sin embargo, esa noche nos juntamos para contarnos cosas de la vida.

Para recibir orientación divina

Agosto 2019 | Publicado en La voz del Cielo

¿Será que Dios se interesa por ti? ¿Será cierto que desea brindarte soluciones, bendecir tus esfuerzos, ayudarte a sacarle el máximo provecho a la vida y hacer de ti la mejor persona que puedes llegar a ser? Y en tal caso, ¿es capaz de orientarte en ese proceso? La respuesta a esas tres preguntas es un sí rotundo.

Visión nocturna

Mayo 2019 | Publicado en Guía

En uno de sus salmos el rey David, dirigiéndose a Dios, escribió: «Para Ti, la noche es tan brillante como el día. La oscuridad y la luz son lo mismo para Ti»1. Siempre me ha resultado fascinante que a Dios le dé igual que haya tinieblas o claridad. Lo ve todo y está en todo.

La oferta

Mayo 2019 | Publicado en Guía

Hace unos años, luego de cometer una serie de errores que me dejaron decepcionado y contrariado conmigo mismo, le imploré a Dios que me convirtiera en un robot, un autómata programado para hacer siempre lo que Él considerara mejor.

El motivo

Mayo 2019 | Publicado en Guía

Era verano y estaba participando en un viaje misionero con un grupo de jóvenes en la costa de Polonia. Al llegar este a su fin, nuestro centro en Varsovia iba a enviar un furgón para recoger a la mayoría; pero Nick, René y yo teníamos pensado volver en tren/bus/autostop. No tengo ni idea de cómo surgió aquel plan desatinado, pero en aquel momento a nosotros nos pareció genial.

Decisiones que honren a Dios

Mayo 2019 | Publicado en Guía

Uno de los rasgos de la humanidad, en calidad de seres creados a imagen de Dios, es el libre albedrío, que incluye la capacidad de tomar decisiones y responsabilizarnos de las consecuencias de las mismas. A veces nos cuesta mucho aprender a tomar decisiones que glorifiquen a Dios y que cumplan Su voluntad; el proceso de averiguar qué quiere Dios, de esperar a que nos comunique soluciones y nos oriente pone a prueba nuestra fe y la hace crecer.

Para salir de la bruma

Mayo 2019 | Publicado en Entereza

Tengo un recuerdo muy nítido de lo que sucedió. Me desperté temprano una mañana de verano y, al mirar por la ventana, vi que estaba todo cubierto de blanco. Me restregué los ojos pensando que estaba viendo mal y decidí averiguar qué pasaba. Salí a la terraza y al bajar por las escaleras quedé pasmada. Daba la sensación de que estaba dentro de una nube. Di unos pasos y giré sobre mí misma. En ese momento me di cuenta de que no sabía dónde estaba. Me encontraba a unos pasos apenas de la terraza, pero no sabía en qué dirección quedaba.

Pendiente hasta de una pila

Febrero 2019 | Publicado en Naturaleza de Dios

Mi esposa y yo estábamos en Estados Unidos para asistir a un funeral. Habíamos alquilado un vehículo y salido a hacer unas diligencias. Yo quería encontrar una relojería donde comprar una pila y donde me la pusieran en mi reloj de pulsera. En los dos primeros centros comerciales que visitamos preguntamos a varias personas, pero nadie sabía dónde había una. Una búsqueda en Google también resultó infructuosa, así que desistí de aquella idea.

La montaña rusa

Febrero 2019 | Publicado en El amor de Dios

Creo que tenía unos 14 años cuando me monté por primera vez a una montaña rusa. Recuerdo que cuando mi carrito subió hasta lo alto y emprendió el primer descenso en picada se me congeló la sangre y pensé: «¿A santo de qué estoy haciendo esto!» Luego comenzó la sucesión de subidas y bajadas violentas. El pulso se me aceleró. Y no había respiro ni escapatoria. Mi única alternativa era aferrarme con todas mis fuerzas y aguantar hasta terminar el circuito.

<Page 1 of 12>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.