Momentos de sosiego

No es preciso aprobar el examen

Marzo 2016 | Publicado en Semana Santa

La Pascua nos recuerda por sobre todas las cosas que la salvación —el inefable don de paz con Dios en esta vida y en la venidera— no es algo que podamos conseguir con lo que hagamos, sino que se nos entrega ya hecho. Jesús murió en la cruz por nuestros pecados y resucitó al tercer día. Él lo hizo; no nosotros.

En brazos de Jesús

Febrero 2016 | Publicado en El amor de Dios

La felicidad se compone de muchos elementos: está en la sonrisa de un niño, en los destellos dorados de un amanecer, en el cálido abrazo de un ser querido, en la salud tras una enfermedad. Pero esa clase de felicidad es transitoria: los niños no siempre sonríen, y puede que haya nubarrones que oculten el amanecer, que un ser querido se vaya a otra parte o que la enfermedad no pase. Hay otra felicidad que es más profunda y duradera: es la que inunda el alma cuando uno alcanza a comprender la profundidad, la anchura y la altura del amor que Dios siente por cada uno de nosotros, un amor que Su Hijo Jesús personifica.

Imagínate allí

Enero 2016 | Publicado en Relatos bíblicos

Otra vez comenzó Jesús a enseñar junto al mar, y se reunió alrededor de Él mucha gente, tanto que entrando en una barca, se sentó en ella en el mar; y toda la gente estaba en tierra junto al mar. Y les enseñaba por parábolas muchas cosas.  Marcos 4:1,2

Imagínate por un momento que eres uno de los presentes y responde a las preguntas.

Al cierre del año

Diciembre 2015 | Publicado en Año Nuevo

El año llega a su fin. Podemos volver la vista atrás y recordar las ocasiones dichosas, las alegrías inesperadas, las buenas noticias que llegaron como aguas refrescantes para el alma sedienta1. También podemos respirar aliviados porque las tribulaciones de este año han tocado a su fin2. Entre esos momentos altos y bajos, hubo días comunes y corrientes en los que no pasó nada digno de mención.

Cuando no puedes más

Noviembre 2015 | Publicado en Oración

«Respóndeme pronto, oh Señor, porque desmaya mi espíritu. […] Busco la ayuda del Señor. Espero confiadamente que Dios me salve, y con seguridad mi Dios me oirá».  Salmo 143:7; Miqueas 7:7 (NTV)

Cuando ya has sufrido todo un rosario de reveses o contrariedades, una aparente nimiedad puede llevarte más allá de lo que eres capaz de soportar. La tensión se ha ido acumulando gradualmente y sientes que estás a punto de derrumbarte, que no aguantas más.

¿Buscas una transformación?

Octubre 2015 | Publicado en Descubrir a Jesús

Incontables son las personas cuya vida se transformó tras su encuentro con Jesús, tanto en los relatos de la historia sagrada como en otros contextos.

Se suele citar el caso de Pablo como ejemplo del poder transformador de Jesús. Él era un fariseo, es decir, un integrante de un antiguo grupo religioso judío, y se había ensañado de tal manera con los seguidores de Jesús que se dio a la tarea de impulsar una cruzada a favor de su encarcelamiento y, en algunos casos, su ejecución. 

La fe flota

Septiembre 2015 | Publicado en Fe

«Tener fe es entregarse confiadamente al agua. Al nadar no nos agarramos al agua; si lo hiciéramos nos hundiríamos y nos ahogaríamos. En cambio, nos relajamos y flotamos».  Alan Watts (1915–1973)

No es desafortunado comparar la natación con nuestra relación con Dios. Al nadar estamos rodeados de agua. Es el elemento en que nos movemos y sobrevivimos. «En Él vivimos, y nos movemos, y somos», proclamó Pablo1.

Una actitud descomplicada

Agosto 2015 | Publicado en Vida

Buena parte del ministerio de Juan el Bautista precedió al de Jesús. Su mensaje era de arrepentimiento, y proclamó la venida del Salvador. Si bien algunos de sus seguidores se hicieron luego discípulos de Jesús1, es obvio que otros permanecieron a su lado.

<Page 1 of 4>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.