Tus interrogantes

¿Basta con una sola oración?

Julio 2007 | Publicado en Oración

Pregunta: ¿Qué debo hacer si rezo y no obtengo una respuesta enseguida, o al menos en un plazo prudencial? ¿Basta con una sola oración, o debo seguir orando hasta que Dios me responda o me indique a las claras que no va a concederme lo que le pedí?

Respuesta: La oración es un acto de fe; oramos porque creemos que Dios puede respondernos y va a hacerlo. Sin embargo, en ciertas ocasiones no nos responde con tanta prontitud como quisiéramos o esperamos, y eso pone a prueba nuestra fe. En tales casos, cuando seguimos orando —no con una actitud escéptica o acusatoria, como increpándolo por no habernos respondido, sino confiando en que nos responderá a Su tiempo— le demostramos que no hemos perdido la fe.

Padres imperfectos

Mayo 2007 | Publicado en Los padres

Pregunta: A medida que mis hijos se van haciendo mayores, me resulta cada vez más difícil guiarlos como tanto deseo. Los problemas son más complejos, y cada vez soy más consciente de mi incapacidad, y ellos también. ¿Qué me aconsejan?

Respuesta: Desde el principio, los padres se dan cuenta de que no lo saben todo y no son perfectos. Pero los bebitos y los niños pequeños son tan inocentes y confiados que ni siquiera lo advierten. La toma de conciencia, por así decirlo, comienza unos años después y alcanza su punto máximo durante la adolescencia. La solución no está en esforzarse inútilmente por alcanzar el rango de padre perfecto o madre perfecta, sino más bien en aprender a sacar partido de nuestras imperfecciones y nuestra incompetencia. 

Cada cual escoge qué creer

Marzo 2007 | Publicado en Creación y ciencia

¿Cómo llegó a existir el universo y todo lo que hay en él? ¿Es el resultado de un proceso desencadenado por algún hecho inexplicable, o fue obra de un diseñador inteligente?

Cuando la vida se hace cuesta arriba

Enero 2007 | Publicado en Entereza

Pregunta: A veces la vida se me hace muy cuesta arriba. en algunos casos hasta da la impresión de que es lisa y llanamente injusta. No puedo evitar dudar de que Dios de veras me ame. ¿por qué me dificulta las cosas mucho más que a los demás?

Respuesta: Dios nos ama a todos, a cada uno de nosotros en particular. Y a ti también. Lo que más desea es que correspondamos a ese amor y vivamos muy unidos a Él. Además ha dispuesto amorosamente un plan para cada uno de nosotros, que Él sabe que sacará a relucir lo mejor que tenemos dentro y a la larga redundará en nuestro bien.

Suave con la franqueza

Agosto 2006 | Publicado en Principios generales

Pregunta: Soy una persona franca y directa. Digo las cosas sin rodeos, pero a veces termino ofendiendo a los demás, sobre todo a aquellos que más aprecio: mi familia, mis amigos y mis compañeros de trabajo. De más está decir que no me gusta hacer eso; por otra parte, tampoco quiero ser hipócrita o dejar de actuar con espontaneidad. ¿Qué me recomiendan?

Cultivar el respeto

Mayo 2006 | Publicado en Desarrollo

Pregunta: Últimamente mis hijos se han vuelto bastante irrespetuosos. Parece que cuando trato de corregir la situación sólo consigo empeorarla. ¿Qué me aconsejan?

Respuesta: El primer paso para corregir esa mala conducta es afrontar la cruda realidad de que la culpa de que se encuentren en ese estado es en parte tuya. Como suele suceder con la mayoría de los problemas, tienes que empezar por examinar tus propias acciones y actitudes y proponerte cambiar en los aspectos que sean precisos.

Irradiar alegría

Marzo 2006 | Publicado en Gratitud

Pregunta: Desde que conocí a Jesús me he sentido más feliz que nunca. Sin embargo, mi vida aún no es perfecta, y a veces me deprimo. Mis amigos tratan de levantarme el ánimo y me dicen que ponga «al mal tiempo, buena cara»; pero ¿por qué habría de sonreír y fingir alegría cuando no me sale de dentro? ¿No es eso ser hipócrita?

¿De quién es el mérito?

Febrero 2006 | Publicado en Gratitud

Pregunta: En varias ocasiones he sabido de personas que hicieron algo extraordinario o heroico —batieron un récord mundial o rescataron a un niño de un edificio en llamas, por ejemplo— y que dijeron: «Alabado sea Dios», o: «Fue gracias a Jesús», o: «No me lo agradezcan a mí; agradézcanselo a Dios». Cuando alguien ha trabajado arduamente para lograr algo o ha arriesgado la vida por otra persona, ¿no es falsa modestia que le atribuya el mérito a Dios o a Jesús? ¿Por qué no habría de aceptar las merecidas muestras de reconocimiento?

<Page 6 of 6>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.