El Tiempo del Fin

Cuando los discípulos de Jesús le preguntaron cuál sería la señal de Su venida y del fin del mundo tal como lo conocemos, Él respondió revelando no solo una señal, sino muchas. En esta tercera parte de Ya estaba escrito estudiaremos dos de ellas. Las otras tres están tomadas del Antiguo Testamento, concretamente del libro de Daniel y de los escritos del apóstol Pablo, en el Nuevo Testamento.

Cuando los discípulos de Jesús le preguntaron cuál sería la señal de Su venida y del fin del mundo tal como lo conocemos, Él respondió revelando no solo una señal, sino muchas. En esta segunda parte de Ya estaba escrito estudiaremos cuatro de ellas.

Habiendo entrado ya en el tercer milenio, ¿será que estamos en el umbral de un nuevo orden mundial, una era de paz y prosperidad universales? ¿O se tambalea la humanidad al borde de un abismo que la sumirá en un caos sin precedentes? Los profetas de la Biblia predijeron acertadamente muchas características del mundo actual. Sus profecías, registradas hace dos o tres mil años, retratan acontecimientos y situaciones que ya han ocurrido o pronto ocurrirán, muy posiblemente en el transcurso de nuestra vida.

Una alegoría de lo por venir

La joven y bella princesa estaba profundamente enamorada. A pesar de no haber visto jamás a su amado en persona, este la había conquistado con las palabras de amor y ternura que le escribía desde lejos y que la habían llenado de dicha. Ella ya había aceptado Su propuesta de matrimonio, y muy en lo profundo sabía que estaba destinada a ser suya. El corazón le decía que un día se reuniría con el Príncipe de Luz, y que los dos vivirían felices para siempre en el maravilloso palacio que él le estaba preparando.

Sucedió, sin embargo, que mientras esperaba la llegada de su prometido, el acérrimo enemigo y rival del príncipe, el Gobernador de las Tinieblas, probó todas las tretas imaginables para alejarla de su amado. Aunque le ofreció fama y fortuna, no logró comprar su corazón. Por nada del mundo cambiaría ella el sublime amor manifestado por su príncipe.

La señal más destacada e inquietante del fin del mundo tal como lo conocemos, a la que la Biblia dedica numerosos capítulos, es el advenimiento de un tirano denominado el Anticristo o la Bestia, que estará poseído por el Diablo y a quien se le concederá autoridad «sobre toda tribu, lengua y nación» (Apocalipsis 13:7). ¿Apuntan las tendencias actuales al establecimiento de un gobierno global, como se puede inferir de este pasaje?

Entrevista a Joseph Candel

Conéctate: ¿Qué sabemos del Anticristo, el futuro dictador mundial que fue predicho en la Biblia? ¿Vive actualmente? ¿Será que ya está actuando subrepticiamente para llevar a efecto su plan de dominación política y económica del mundo?

Joseph Candel: Todo parece indicar que ya se está estableciendo el régimen del Anticristo, quien se valdrá de la tecnología para controlar a la casi totalidad de la población del mundo.

La sola idea de tener que vivir en la espantosa era que la Biblia denomina la Gran Tribulación —«tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces» (Daniel 12:1)— basta para inquietar a cualquiera. En verdad, si no tuviéramos a Dios de nuestro lado constituiría una perspectiva aterradora. Felizmente, los creyentes sí tenemos a Dios de nuestro bando. Tener al tipo más hábil del barrio en tu equipo es un plus enorme, por mucho que los jugadores contrarios intimiden y parezcan invencibles. El libro del Apocalipsis llama al Anticristo «la Bestia» y explica que «toda la tierra se maravilló en pos de la Bestia, diciendo: “¿Quién como la Bestia y quién podrá luchar contra ella?”» (Apocalipsis 13:3,4).

La Biblia nos advierte que en los últimos días del dominio de los hombres en la Tierra surgirá un poderoso gobierno supranacional, dirigido por un tirano diabólico que de hecho estará poseído por el propio Satanás: el Anticristo. Los últimos tres años y medio de su régimen constituirán la época que la Biblia denomina la Gran Tribulación (Mateo 24:21; Apocalipsis 7:14). El gobierno del Anticristo instaurará un sistema universal de dinero electrónico con el objeto de poner a todo el mundo bajo su control. Nadie podrá comprar ni vender a menos que tenga en la mano o en la frente su número personal de cuenta, al que la Biblia se refiere como la marca de la Bestia (Apocalipsis 13:16-18). El Anticristo erigirá además un ídolo, una imagen, y mandará matar a todo el que se niegue a adorarlo (Apocalipsis 13:14,15).

<Page 2 of 4>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.