Tu morada celestial

Tu morada celestial

Si te dijeran que tienes una espléndida casa nueva, ya comprada y pagada, ¿te lo creerías? ¿Y si encima estuviera escriturada a tu nombre? ¿No lo creerías entonces? ¿No querrías averiguar dónde está situada y qué aspecto tiene? ¿No preguntarías qué vista tiene, cómo es el clima en la zona y todos los detalles que se te ocurrieran? ¿No soñarías con el día en que te fueras a vivir en ella? ¿Y cómo crees que semejante novedad alteraría tu vida y tus prioridades entre tanto?

Pues alguien sí te ha prometido una morada así —Jesús— y lo dejó escriturado. «En la casa de mi Padre muchas moradas hay. De otra manera, se los hubiera dicho. Voy, pues, a preparar lugar para ustedes, para que donde yo esté ustedes también estén».1 Si has aceptado a Jesús, es toda tuya. No hay cuotas ni impuestos ni mantenimiento que pagar. ¿Te parece demasiado bueno para ser verdad? Pues eso es apenas el comienzo.

Ni la casa más lujosa te servirá de mucho si no gozas de buena salud y no tienes tiempo para disfrutarla. Pues Dios previó también eso. «Yo soy la resurrección y la vida» —prometió Jesús—. «El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás.»2 La oferta incluye vida eterna en un glorioso cuerpo nuevo, inmune a la enfermedad, las pestes o la muerte.3

Así como en esta vida las mejores cosas son las que se comparten, lo mismo sucede en la venidera. Te reencontrarás con tus seres queridos y amigos y disfrutarás de todo eso y mucho más. Son todos obsequios de tu Padre Celestial, a quien la Biblia describe como el espíritu mismo del amor.4

*

Rezando la siguiente oración puedes tener la certeza de que te reunirás con Jesús en el Cielo después de tu muerte:

Jesús, gracias por haber muerto por mí para que pudiera ser redimido de mis pecados y obtener la salvación. Te agradezco Tu promesa de vida eterna en unión contigo. Te invito a entrar en mi vida y te ruego que me enseñes a seguir Tus caminos y amar a los demás. Amén.

1. Juan 14:2–3
2. Juan 11:25–26
3. V. 1 Corintios 15:51–54
4. V. 1 Juan 4:8

Etiquetado como
Keith Phillips

Keith Phillips

Keith Phillips fue jefe de redacción de la revista Activated, la versión en inglés de Conéctate, durante 14 años, entre 1999 y 2013. Hoy él y su esposa Caryn ayudan a personas sin hogar en los EE.UU.

Más en esta categoría: « Todo un nuevo mundo
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.