Experiencias espirituales

Conversación por los ductos

La casa que tenían mis abuelos en el campo era de los años veinte. Tenía pisos y acabados de madera maciza de roble. También tenía registros, unas rejillas graduables en los pisos con las que se regulaba el paso del aire caliente que venía por unos tubos desde la caldera del sótano. Mi prima y yo nos divertíamos mucho conversando por esos ductos.

Nunca estamos solos

Acabábamos de presentar una función de música y teatro ante 300 adolescentes internados en un correccional donde realizamos una labor voluntaria. Muchos de los chicos se habían congregado a nuestro alrededor. El tema de nuestro programa de ese día había sido la importancia de la fe ante las dificultades. Era algo con lo que todos podían identificarse.

El misterioso Jack

Una madrugada en que estaba entre dormida y despierta tuve un sueño que me pareció ser algo más que una simple fantasía. Más bien fue una experiencia. Estaba en el Cielo, con algunas personas de la rama materna de mi familia que ya han pasado a mejor vida. No vi a mi madre, que había fallecido poco tiempo antes, pero percibí que ella también estaba presente. Yo me hallaba semirreclinada en un sillón y todos mis familiares estaban en círculo conversando. Por lo visto yo no participaba de lo que decían; más bien era una observadora de lo que sucedía entre ellos. Se relacionaban tan bien y había tal clima de paz y armonía que lo tomé como un indicio más de que estábamos en el Cielo.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.