Milagros y misterios

La avalancha

Víctor era carabinero —agente de policía en Chile— en el complejo aduanero de Los Libertadores, emplazado en la cordillera de los Andes, cerca de la frontera con Argentina. Como era especialista en tareas de rescate en alta montaña, por lo general lo asignaban a zonas de riesgo como esa. Le gustaban las montañas, pero extrañaba a su familia.

El regalo de la vida

Todos los años, poco antes de Navidad, me tocaba acudir a la misma oficina a hacer unos trámites. Normalmente mi visita resultaba muy fácil y placentera gracias a la ayuda de Judy, una de las chicas que trabaja allí.

Cierto año, al cabo de unos minutos de conversación, Judy prorrumpió en llanto. A su marido le había reaparecido el cáncer. Ya le habían extirpado un tumor del hígado, y los médicos le auguraban poco tiempo de vida.

Una salvada providencial

Las ráfagas de aire caliente entraban por la ventanilla. Nos dirigíamos hacia el norte, hacia Monterrey, por una estrecha carretera mexicana. Se apreciaba cierta belleza austera en las grandes extensiones áridas que había a ambos lados de la carretera, salpicadas de cuando en cuando por un árbol o una casa. Sin embargo, el sofocante calor del verano, junto con el zumbido del motor de nuestra furgoneta, comenzaban a hacerse pesados. Mi hijo Shawn y yo nos resistíamos a la modorra, pero los cuatro voluntarios que nos acompañaban dormían en la parte trasera de la Volkswagen. 

Poder espiritual

El poder de Dios hace posibles muchas cosas que superan la capacidad humana. Puede manifestarse de diversas maneras: una curación milagrosa de una dolencia física; alivio del estrés y de las presiones emocionales; una alteración de las circunstancias que ningún ser humano podría haber producido; perspicacia que trasciende la erudición, los conocimientos y la experiencia de las personas; o la capacidad de amar incondicional y abnegadamente, como Dios nos ama. Desde sencillas soluciones hasta milagros indiscutibles, todo proviene de una fuerza ajena a nosotros. Se trata del poder de Dios.

Una llamada inexplicable

A los pocos minutos de haber regresado a su casa después de hacerme una visita, Laurita se dio cuenta de que no tenía pan para la cena. Tomó las llaves del auto y decidió salir a comprarlo. Mientras cerraba la puerta, oyó sonar el teléfono dentro de la casa y volvió a entrar para responder la llamada. En ese mismo momento sonó el teléfono de mi casa. Como me encontraba en otro cuarto sonó varias veces antes de que tomara el auricular. Respondí: «Hola», y Laurita me dijo lo mismo. Hubo después un largo silencio en que las dos esperamos a que la otra dijera por qué había llamado. 

Cómo se produce un milagro

No se requieren más que dos elementos para que se produzca un milagro: el poder de Dios y la fe de un ser humano. Cuando la fe de un humilde creyente se combina con el poder de Dios, es de esperar que acontezca un milagro. La fe auténtica produce auténticos milagros. Si quieres tener fe en que te puede suceder un milagro es preciso que empieces por creer lo que dice la Biblia. 

Relámpagos divinos

De vez en cuando tenemos noticia de algún acontecimiento tan inexplicable que quienes lo vivieron están convencidos de que fue un milagro. Los demás necesitamos fe para creer esos testimonios: fe en que los milagros son posibles y fe en quienes los cuentan. La fe, en todo caso, puede ser muy gratificante. Si creemos que otros han vivido experiencias imposibles, nos resulta más fácil creer que esas experiencias también nos pueden acontecer a nosotros.

Para Dios los milagros no tienen nada de particular

Por lo general consideramos sobrenaturales o milagrosos los fenómenos que rebasan nuestro entendimiento; pero para Dios no lo son, porque Él se mueve en el ámbito espiritual y ahí todo es natural para Él. No hay nada imposible para Dios (Lucas 1:37). Muchas obras que Él hace exceden nuestra capacidad de comprensión y están por encima de lo que nosotros consideramos natural. Por eso cuando se producen nos parecen sobrenaturales. Pero como para Dios no hay nada imposible, tampoco hay nada que sea sobrenatural.

<Page 1 of 3>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.