Poder espiritual

Poder espiritual

El poder de Dios hace posibles muchas cosas que superan la capacidad humana. Puede manifestarse de diversas maneras: una curación milagrosa de una dolencia física; alivio del estrés y de las presiones emocionales; una alteración de las circunstancias que ningún ser humano podría haber producido; perspicacia que trasciende la erudición, los conocimientos y la experiencia de las personas; o la capacidad de amar incondicional y abnegadamente, como Dios nos ama. Desde sencillas soluciones hasta milagros indiscutibles, todo proviene de una fuerza ajena a nosotros. Se trata del poder de Dios.

•       El amor de Dios tiene un poder enorme. Perdona pecados, transforma el corazón, renueva el espíritu, devuelve la salud, infunde esperanza a los desconsolados y vigor a los agotados, y lleva luz donde hay tinieblas.

•       Dios es omnipotente, y todo es posible para quienes aprovechan Su poder por medio de la fe y la oración. Armados de una fe no mayor que un grano de mostaza, podemos echar una montaña al mar(Mateo 21:21), sanar a los enfermos, resucitar muertos e infundir nueva vida a los desesperados y necesitados(Mateo 10:8).

•       ¿Piensas que millones de personas a lo largo de los siglos habrían creído en la oración si ésta no diera resultado? Descubre su eficacia por ti mismo. No es ningún secreto insondable.

•       Dios conoce el corazón y las necesidades, sentimientos y temores más íntimos de cada persona, y es perfectamente capaz de dar a cada una justo lo que precisa.

•       La clave del poder espiritual, el triunfo, la superación, la productividad, la pasión, la vida y la luz —en suma, la clave de todo lo bueno— se encuentra en la Palabra de Dios.

•       El poder de Dios es ilimitado, pero para acceder a él necesitas un conducto, una línea. La fe es semejante a un cable que transmite la energía, el poder, de la fuente al aparato.

•       Todos hemos visto historietas y películas de superhéroes del estilo de Superman, en que aparecen personajes con poderes sobrenaturales, seres que a pesar de vivir en el mundo físico poseen facultades que les permiten trascender las limitaciones del mismo y hacer cosas imposibles para cualquier mortal. Eso mismo ocurre en el plano espiritual. El Espíritu de Dios te da la capacidad de librarte de la desesperación y las dificultades de la vida. ¿De qué manera? Infundiéndote felicidad, esperanza, valor y una fuerza interior inquebrantable e incontenible.

•       Incluir a Dios en todo le confiere a la vida una nueva dimensión. Es como entrar en un mundo nuevo en el que hasta las cosas triviales resultan extraordinarias.  

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.