Comunicar nuestra fe

Lo lejos que llega un poco de amor

En noviembre de 2003 estuve en Finlandia recaudando fondos de puerta en puerta para un campamento juvenil que estábamos organizando y que se iba a realizar unos meses más tarde. Allí conocí a Tino en un sombrío bar. Algo entrado en años, tenía una larga barba descuidada y unos cuantos kilos de más. Al oír el golpe que dio la puerta cuando entré, levantó la vista del periódico que estaba leyendo.

<Page 4 of 4>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.