Acción de gracias de los 5 sentidos

Acción de gracias de los 5 sentidos

Cada día está lleno de momentos felices por los que podemos dar gracias a Dios si nos detenemos a apreciarlos. Este ejercicio se basa en lo que percibimos con nuestros cinco sentidos.

Vista. Muchas cosas son hermosas a la vista: elementos naturales como los árboles y las flores, creaciones humanas como obras de arte y de arquitectura, el rostro de un amigo o la entrada de nuestra casa después de una prolongada ausencia. ¿Qué vistas placenteras adornaron tu camino hoy? Da gracias a Dios por ellas.

Oído. El gorjeo de los pájaros, la música melodiosa o la voz de un ser querido en el teléfono pueden hacernos sonreír. ¿Cuáles fueron los sonidos que te resultaron agradables hoy? Da gracias a Dios por ellos.

Gusto. Cuando Dios proveyó comida para los israelitas durante los 40 años que deambularon por el desierto, parece que no solo se propuso mantenerlos vivos, sino también darles algo sabroso. Más tarde el rey David, refiriéndose al maná, el misterioso alimento que aparecía en el suelo cada mañana, lo llamó «pan de ángeles»1. En otro pasaje dice que «sabía a tortas de harina con aceite»2.

Piensa en lo que comiste y bebiste hoy. ¿Qué sabores y consistencias te gustaron? Da gracias a Dios por ellos.

Olfato. El sentido del olfato es evocador. El césped recién cortado nos recuerda el verano; cierto perfume o colonia nos puede traer a la memoria a un ser querido o un amigo; el aroma de una comida determinada puede hacernos pensar en ciertos lugares y experiencias.

¿Con qué gratos aromas te encontraste hoy? ¿Qué pensamientos felices te inspiraron? Da gracias a Dios por ellos.

Tacto. Todo lo que vemos es por los ojos; lo que olemos, por la nariz; lo que saboreamos, con la boca; lo que oímos, con los oídos; el órgano del tacto, en cambio, son pequeñas terminaciones nerviosas que nos cubren de pies a cabeza. En la punta de cada dedo hay alrededor de 2.500 receptores.

El sentido del tacto nos habla continuamente. Cepillamos el cabello de nuestro hijo y sentimos su suavidad. Sujetamos una taza de té o café y notamos que está caliente. En un día caluroso nos lavamos la cara con agua fría. ¿Qué amenas experiencias te proporcionó hoy tu sentido del tacto? Da gracias a Dios por ellas.

Para llevar aún más lejos este ejercicio, una idea sería ir anotando en un cuaderno las experiencias sensoriales que susciten tu agradecimiento. Cada noche anota lo que hayas percibido con cada sentido a lo largo del día. Quizá baste con una o dos palabras. Lo que da valor a este ejercicio es la gratitud que esos momentos de reflexión te inspiren.

1. Salmo 78:25 (DHH)
2. Números 11:8 (DHH)

Podcast

Abi May

Abi May, que también firmaba con el seudónimo de Chris Hunt, fue colaboradora de Conéctate desde Gran Bretaña.

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.