Mensajes del Cielo

Mensajes del Cielo

En la Biblia, el primer libro de los Reyes narra la historia del profeta Elías. El capítulo 19 relata un tumultuoso episodio en el que huyó para ponerse a salvo de la malvada reina Jezabel y se ocultó en el desierto. Al cabo de un tiempo, Dios le indicó que se trasladara al monte Horeb.

Allí le dijo que saliera de la cueva en la que se había refugiado y se presentara delante de Él. Un fuerte viento azotó la montaña y desmenuzó unas piedras cercanas; luego sobrevino un terremoto, seguido de un fuego; finalmente se oyó un «silbo apacible y delicado» (1 Reyes 19:3–12). Dios no estaba en el viento, ni en el terremoto, ni en el fuego; pero sí era Suyo aquel suave murmullo.

Tú también puedes recogerte y pasar un rato a solas con Dios. En Su presencia oirás Su voz y recibirás Sus palabras de amor y aliento, respuestas a tus interrogantes y soluciones a tus problemas. Se hace así:

Busca un lugar tranquilo donde nadie te vaya a molestar. Lo ideal es retirarte por un mínimo de 15 minutos. Lleva una Biblia o alguna lectura inspirativa, y también un computador portátil, o bien lápiz y papel.

Comienza leyendo uno o dos pasajes breves para infundirte fe. Luego piensa en algún interrogante que quieras que Dios te aclare; o en algún problema o inquietud sobre el que deseas que te hable. Puede ser algo que simplemente suscite tu curiosidad. Permanece en silencio y escucha lo que te diga. Quizá te recuerde algo que has leído en Su Palabra, o te traiga a la memoria algo que has visto o escuchado, o te dé un mensaje en palabras o en imágenes. Escribe lo que te venga al pensamiento para poder referirte a ello más adelante. Finalmente, agradécele que te haya hablado.

Es natural que mientras aprendes a sintonizar Su voz la confundas con tus propios pensamientos. Sin embargo, a medida que adquieras práctica sabrás distinguir lo uno de lo otro, sobre todo cuando te diga cosas que nunca se te habrían ocurrido.

Los siguientes mensajes de Jesús se recibieron en oración, tal como se describe más arriba. Lo mismo vale para el mensaje De Jesús, con cariño que aparece en la contraportada de cada revista Conéctate.

Conozco todos tus dones y cualidades, todos tus conflictos internos e imperfecciones, todo lo que te molesta acerca de tu forma de ser. Sé de los momentos en que te sientes inferior a otros. Sé que a veces piensas que eres un desastre y tus debilidades te incomodan, te avergüenzan y te desalientan. Yo sé todo eso y, sin embargo, te amo.
Cuando a tu alrededor se desaten tempestades, reposa tu cabeza en Mi hombro; verás que cuidaré bien de ti.
¿Que cómo te amo? Te amo incondicional, total y eternamente, como ama un padre a sus hijos, como quiere un hombre a su esposa. Te amo con ternura. Mi amor por ti es perfecto.
Más en esta categoría: Reiníciate »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.