El primer paso

El primer paso

Un par de años atrás hice un curso para capacitarme como profesor de inglés. Aunque mi lengua materna es el croata, llevaba más de 20 años trabajando de traductor e intérprete profesional, hablando inglés a diario y dando clases particulares de inglés, con lo cual estaba bastante satisfecho.

No obstante, a la larga me di cuenta de que un diploma de profesor me abriría más posibilidades. Además, quería aprovechar el trabajo de profesor —en campamentos de verano, por ejemplo— para dar a conocer el amor de Dios y el aliento que Él nos infunde. Por eso hice el curso de capacitación. Lo bueno es que desde entonces me han surgido las oportunidades que andaba buscando.

He trabajado tanto con personas mayores como con niños. Entiendo la ansiedad y el miedo que siente una persona que se considera incapaz o poco preparada para aprender un idioma. Es más, mientras escribo este artículo yo mismo me siento asediado por temores con relación al futuro.

A veces preparo mis clases en torno a una sucinta frase motivacional. Una de mis preferidas es: «Hasta un viaje de mil kilómetros comienza con un primer paso». Lo más difícil es siempre el comienzo. Cuando tratamos de emprender algo nuevo en la vida, con frecuencia se nos hace una montaña y nos convencemos de que nunca conseguiremos escalarla. Puede resultar intimidante, sobre todo si nos comparamos con quienes ya llevan algún tiempo en la cima. Pero cuando logramos superar el miedo inicial y damos el primer paso, nos encarrilamos hacia la victoria.

* * *

¡El amor de Dios es asombroso! Cuando estamos convencidos de que Él nos ama, nos sentimos capaces de superar todo lo que nos limita y restringe, de adentrarnos en lo desconocido y desarrollar todo nuestro potencial. Su amor nos hace creer que todo es posible, nos inspira confianza, nos infunde fe. 
María Fontaine

Si bien tu pasado es importante, lo que determina tu presente en una medida mucho mayor es la idea que tengas de tu futuro.
Tony Campolo (n. 1935)

No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro solo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.
Filipenses 3:13,14 (NTV)

Podcast

Milutin Bunčić

Milutin Bunčić es profesor de inglés y traductor e intérprete profesional. Vive en Hungría. 

Más en esta categoría: « Lánzate Atrévete a soñar »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.