Activated Magazine Online

Marie Alvero

Marie Alvero ha sido misionera en África y México. Lleva una vida plena y activa en compañía de su esposo y sus hijos en la región central de Texas, EE. UU. 

Abrazar los cambios

Publicado en Desarrollo personal

Siempre me han fascinado las historias de personas que cambian su vida de un momento a otro. El renombrado cirujano que se transforma en panadero; el mendigo que se convierte en magnate de Wall Street; la mamá helicóptero que se hace montañista; el matrimonio emprendedor de alto vuelo que se entusiasma con el minimalismo y viaja por el mundo con todas sus pertenencias en una maletita. Será que me consuelo con la idea de que, si alguna vez hace falta, yo también puedo cambiar.

Hazlo por uno

Publicado en Navidad

A veces me quedo paralizada ante todo el sufrimiento que hay en el mundo. Simplemente no tengo la posibilidad de hacer algo significativo por aliviar el hambre, las enfermedades, la pobreza, las depresiones, la opresión, la soledad y la muerte. Cuando uno se fija en todo el dolor que hay, no ve sino desolación.

Un corazón dichoso

Publicado en Gratitud

Para nosotros, los seguidores de Cristo, vivir agradecidos debería ser nuestra configuración predeterminada, teniendo en cuenta que Jesús murió para redimirnos de toda una eternidad separados de Dios. Eso debería darnos alas y aguante para superar y considerar intrascendente todo aquello que sea un plomo y nos impida volar. Yo, sin embargo, caigo en reacciones desagradecidas por cuestiones como el tráfico, el desorden, el estrés, la escasez de una cosa y el exceso de otra… En fin, ya sabes cómo es.

Saber vender

Publicado en Comunicar nuestra fe

Hoy fui a la tienda minorista Costco a devolver una aspiradora que compré y estaba defectuosa. Concretada la devolución, como necesitábamos otra aspiradora, nos dirigimos a un pasillo que ofrecía varias marcas y modelos. Justo se dio que una representante de ventas de una de las marcas se encontraba allí exhibiendo sus productos.

Cambio de mentalidad

Publicado en Perspectiva

Un estudio reciente realizado por Charles Schwab arrojó que en EE. UU. 2,4 millones de dólares es la cifra de rigor para que una familia se sienta acaudalada, y que un poco más de 1 millón es lo que se precisa para sentirse desahogado. Lamentablemente, eso significa que apenas el 10% de la población estadounidense se siente desahogada. Después venimos todos los demás. Aparte de eso, independientemente de la posición de una familia en el espectro de ingresos, casi todas señalaron que necesitaban un poco más. Compárese eso con la situación de la mayor parte de la población mundial, que vive en países en vías de desarrollo en los que semejantes montos se consideran jugosas fortunas a las que solamente tienen acceso los más adinerados.

La sencillez de la oración

Publicado en Oración

Hace varios años mi vida se sumió en la incertidumbre. En medio de aquella crisis, sintiéndome perdida y a la vez estresada, comencé a cuestionarlo todo, aun los fundamentos mismos de mi fe. Hasta ese momento me había sentido a gusto orando; pero entonces se volvió una lucha. Unos días me enojaba con Dios; otros, sentía que no podía confiar en Él; y otros más ni siquiera sabía lo que sentía.

La superación es adictiva

Publicado en Desarrollo personal

Estoy segura de que muchos padres de todas las latitudes comparten mi aversión por tener que lidiar con las tareas escolares de sus hijos y ayudarlos a prepararse para los exámenes. Intentar calmar la ansiedad de mi hijo adolescente antes de una prueba o conseguir que desayune antes de ir a un examen clave son aspectos de mi labor como madre que estaré más que feliz de dejar atrás.

Amada y valorada

Publicado en El amor de Dios

Cuando le preguntaron a Jesús cuál era el mayor de los mandamientos de Dios, respondió: «Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente [y] ama a tu prójimo como a ti mismo. Toda la ley y las exigencias de los profetas se basan en estos dos mandamientos»1.

Confianza

Publicado en Fe

Los cristianos suelen decir: «Debes tener fe», o: «La fe es la certeza de que Dios hará lo que le pedimos», o: «Confiar es no tener miedo», y otras frases por el estilo que pretenden resumir y definir la fe. Acá entre nos, a mí me cuesta identificarme con esas afirmaciones.

El perdón según la óptica divina

Publicado en El perdón

Jesús contó una parábola sobre el perdón que me punza el corazón y la conciencia cada vez que la oigo1. Habla de un buen rey a quien su contador le recuerda que uno de sus súbditos le debe una enorme suma de dinero, equivalente a miles de millones de dólares de hoy en día. Se trata de un monto tan grande que no hay ninguna posibilidad de que el hombre lo pueda pagar.

Copyright 2017 © Activated. Todos los derechos reservados.