Activated Magazine Online

Marie Alvero

Marie Alvero ha sido misionera en África y México. Lleva una vida plena y activa en compañía de su esposo y sus hijos en la región central de Texas, EE. UU. 

La sencillez de la oración

Publicado en Oración

Hace varios años mi vida se sumió en la incertidumbre. En medio de aquella crisis, sintiéndome perdida y a la vez estresada, comencé a cuestionarlo todo, aun los fundamentos mismos de mi fe. Hasta ese momento me había sentido a gusto orando; pero entonces se volvió una lucha. Unos días me enojaba con Dios; otros, sentía que no podía confiar en Él; y otros más ni siquiera sabía lo que sentía.

La superación es adictiva

Publicado en Desarrollo personal

Estoy segura de que muchos padres de todas las latitudes comparten mi aversión por tener que lidiar con las tareas escolares de sus hijos y ayudarlos a prepararse para los exámenes. Intentar calmar la ansiedad de mi hijo adolescente antes de una prueba o conseguir que desayune antes de ir a un examen clave son aspectos de mi labor como madre que estaré más que feliz de dejar atrás.

Amada y valorada

Publicado en El amor de Dios

Cuando le preguntaron a Jesús cuál era el mayor de los mandamientos de Dios, respondió: «Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente [y] ama a tu prójimo como a ti mismo. Toda la ley y las exigencias de los profetas se basan en estos dos mandamientos»1.

Confianza

Publicado en Fe

Los cristianos suelen decir: «Debes tener fe», o: «La fe es la certeza de que Dios hará lo que le pedimos», o: «Confiar es no tener miedo», y otras frases por el estilo que pretenden resumir y definir la fe. Acá entre nos, a mí me cuesta identificarme con esas afirmaciones.

El perdón según la óptica divina

Publicado en El perdón

Jesús contó una parábola sobre el perdón que me punza el corazón y la conciencia cada vez que la oigo1. Habla de un buen rey a quien su contador le recuerda que uno de sus súbditos le debe una enorme suma de dinero, equivalente a miles de millones de dólares de hoy en día. Se trata de un monto tan grande que no hay ninguna posibilidad de que el hombre lo pueda pagar.

El don de la carencia

Publicado en Vida

El año pasado fue duro. No terrible, pero estuvo plagado de contratiempos. Nuestra familia debió hacer frente a una serie de dificultades laborales, económicas y de salud. Tengo la esperanza de que este año las cosas mejoren en esos aspectos. Con todo, quisiera contar lo que Dios me está enseñando en estos momentos, porque esos retos me han reportado algunos beneficios asombrosos.

Lo que me apasiona

Publicado en Desarrollo personal

A mí me gusta hacer ejercicio, pero también me encanta la comida. Preparar un buen plato me da una satisfacción y una felicidad inmensas. Suelo leer libros de cocina como si fueran novelas. Por eso, sabiendo de mi pasión por la comida y por el buen estado físico, y teniendo en cuenta todos los videos de ejercicios y las estupendas recetas que comparto en las redes sociales, te imaginarás que soy una chica en excelente forma, que solamente consume comidas finas.

Optar por menos

Publicado en Vida sencilla

Mi marido y yo pasamos un año en una pequeña población de Tanzania. Era un pueblito con dos semáforos, sin supermercado ni restaurantes, con un solo edificio de dos pisos y ningún tipo de distracción. Vivíamos en una casa sencilla y apenas contábamos con el mobiliario y las comodidades más básicas.

Noches de paz

Publicado en Navidad

Agotadores. Así describía yo mis diciembres. Ya sé que el término no expresa lo maravillosa que es la temporada navideña. Pero es que mis días son largos y difíciles, y a esas alturas del año ya llevo más de 300 a cuestas. ¡Ojalá los años no pasaran volando dejándome una sensación de desgaste total, de que a pesar de todos mis esfuerzos, me he quedado corta!

Un continuo idilio

Publicado en Noviazgo y matrimonio

Hace poco tuve oportunidad de pasar bastantes ratos con una pareja que ya supera los treinta y cinco años de matrimonio. Al observar la forma en que interactuaban entre sí, me di cuenta de lo mucho a lo que puedo aspirar en mi relación conyugal.

Una vez que nos reunimos para disfrutar de una comida al aire libre, Jen, la esposa, se acercó a la mesa de servicio para prepararle un plato a Greg.

Copyright 2017 © Activated. Todos los derechos reservados.