Recetas para disfrutar de la vida

Recetas para disfrutar de la vida

Nosotros mismos nos hacemos felices o infelices. Lo uno y lo otro exige el mismo esfuerzo.—Carlos Castaneda (1925–1998)

Empéñate en conservar tu alegría. Ella y tú constituirán una fuerza invencible contra las dificultades.—Helen Keller (1880–1968)

La felicidad no está en las circunstancias, sino en nosotros mismos. No es algo que vemos, como un arco iris, o que percibimos con los sentidos, como el calor de una fogata. La felicidad es algo que somos.—John Sheerin (19061992)

La felicidad no depende de acontecimientos externos, sino de cómo los percibimos.—León Tolstói (1828–1910)

La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la perseguimos, más lejos queda de nuestro alcance. En cambio, si nos sentamos tranquilamente, bien puede posarse sobre nosotros.—Nathaniel Hawthorne (1804–1864)

El hombre es muy afecto a enumerar sus pesares, no así sus alegrías. Si contara estas últimas como debe, se daría cuenta de que lo que le ha tocado en suerte trae siempre consigo una medida suficiente de felicidad.—Fiódor Dostoyevski (1821–1881)

El arte de ser feliz consiste en la capacidad de obtener felicidad de las cosas sencillas.—Henry Ward Beecher (1813–1887)

Dios se siente a gusto cada vez que nos alegramos o nos reímos con todo el corazón.—Martín Lutero (1483–1546)

La verdadera felicidad no consiste en la búsqueda egoísta de placeres y satisfacciones, sino en hallar a Dios, en comunicar Su amor y Su vida a los demás y en procurar la felicidad de otras personas. Es entonces cuando la felicidad nos persigue, nos da alcance y se adueña de nosotros sin haberla buscado siquiera.—David Brandt Berg (1919–1994)

Empecé a entender hace mucho tiempo que quienes son más felices son quienes más hacen por los demás.—Booker T. Washington (1856–1915)

La felicidad es un artículo maravilloso: cuanto más se da, más le queda a uno.—Blaise Pascal (1623–1662)

Buscamos la felicidad en los bienes externos, en las riquezas; el consumismo es la forma actual del summum bonum. Pero el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no feliz. La felicidad consiste en el desprendimiento.—José L. López Aranguren (1909–1996)

La felicidad genuina se compone de cualidades espirituales como el amor, la compasión, la paciencia, la tolerancia, el perdón y otras semejantes. Son estas virtudes las que nos proporcionan felicidad a nosotros y a los demás.—Tenzin Gyatso, xiv Dalái Lama (1935–    )

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.