Se acerca el invierno

Se acerca el invierno

No me gustan los inviernos fríos, de nevadas y heladas. Por eso viví feliz en México muchos años. Ahora mi mujer y yo residimos en Canadá. Ayer nevó. La nevada llegó un poco temprano en el año. Eran copos pequeñitos que no cuajaron, pero fueron un presagio de lo que sin duda vendrá. Las temperaturas han estado bajo cero la mayoría de las noches y poco han subido durante el día. ¿Ya comenté que me desagrada el invierno?

Dicen que guerra avisada no mata soldado. Pero en este caso, creo que el aviso de lo que tendré que soportar mañana me está haciendo sufrir mentalmente, todo lo contrario de lo que recomienda la Biblia: «No se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones —dijo Jesús a Sus discípulos—. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy»1. Eso, naturalmente, no significa que no haya que prepararse para el futuro; más bien, que no debemos dejar que las preocupaciones por futuros males nos arruinen el presente.

El apóstol Santiago dijo que no contáramos para nada con el día de mañana. «Ustedes que dicen: “Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero”. Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana. ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece»2.

¡Quién sabe si llegaré a ver el día de mañana o la llegada del invierno! No me vaya a pasar como a Mark Twain, que escribió: «Soy un anciano que ha sufrido innumerables calamidades, la mayoría de las cuales nunca llegaron a ocurrir».

A fin de cuentas, sobrellevar los problemas no es tan difícil. Si pienso solo en el presente, cada día que pasa es uno menos por el que preocuparme. Si logro aguantar un día entero, el siguiente probablemente no resultará tan pesado. Y en unos meses, cuando la nieve llegue hasta el dintel de las ventanas, será señal de que el invierno ha llegado a su máxima intensidad y pronto habrá concluido.

Sobreviviré. Hasta puede que aprenda a esquiar.

1. Mateo 6:34 (NTV)
2. Santiago 4:13,14 (NVI)

Podcast

Phillip Lynch

Phillip Lynch

Phillip Lynch es escritor, nacido en Nueva Zelanda y actualmente residente en el Canadá. También ha redactado diversos artículos y libros con el seudónimo de Scott MacGregor.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.