Capear la tormenta

Capear la tormenta

¿Recuerdan la vez que calmé las aguas?1 Mis discípulos habían entrado en pánico y pensaban que iban a morir. Pero cuando pusieron los ojos en para que los ayudara, en lugar de fijarse en las circunstancias, Yo los rescaté a pesar de las olas y la tormenta.

Lo mismo ocurre con ustedes. Hay muchas olas y hasta es posible que divisen en el horizonte de su vida tempestades que se avecinan, pero si ponen los ojos en Mí y en las promesas de Mi amor y que cuidaré de ustedes, en las promesas de Mi sabiduría para guiarlos, encontrarán las respuestas que necesitan. La situación en la que están inmersos se asemeja a olas que golpean contra ustedes y su pequeña embarcación. Las preocupaciones que albergan respecto al futuro son como una apremiante tormenta. A veces pueden llegar a pensar que se irán a pique.

Si me piden que calme la tormenta, lo haré. O si no les enseñaré a capearla. Lo haré tal como lo he hecho durante todos estos años en que han confiado fielmente en Mí. Recuerden que Yo estoy en el barco con ustedes.

Jesús

1. V. Marcos 4:37-41

Podcast

Mensajes de Jesús

Estas palabras de Jesús las captaron hombres y mujeres como tú que simplemente pidieron a Jesús que les hablara. Invocaron la promesa bíblica, que reza: «Clama a Mí y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). Gracias a ello obtuvieron consejo, orientación y aliento.

Los mensajes de guía y consuelo que nos vienen en los ratos de oración personal expresan el gran amor y desvelo que nos prodiga Jesús. Él habla a todos los que crean en Él, le pidan que les hable y acepten que ese suave susurro (2 Reyes 12:9) que resuena en sus corazones es la voz de Él. Tú mismo puedes oír directamente a Jesús. Para interiorizarte más sobre el tema, te recomendamos que leas este libro.

Más en esta categoría: « Las realidades de la vida
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.