Cuando la vida se hace cuesta arriba

Cuando la vida se hace cuesta arriba

Pregunta: A veces la vida se me hace muy cuesta arriba. en algunos casos hasta da la impresión de que es lisa y llanamente injusta. No puedo evitar dudar de que Dios de veras me ame. ¿por qué me dificulta las cosas mucho más que a los demás?

Respuesta: Dios nos ama a todos, a cada uno de nosotros en particular. Y a ti también. Lo que más desea es que correspondamos a ese amor y vivamos muy unidos a Él. Además ha dispuesto amorosamente un plan para cada uno de nosotros, que Él sabe que sacará a relucir lo mejor que tenemos dentro y a la larga redundará en nuestro bien.

Lamentablemente, el obstáculo más grande al que se enfrenta para llevar a cabo ese plan es el hecho de que nosotros, en vez de aceptarlo, insistamos tanto en seguir nuestras propias ideas. Muchas veces nos abocamos en perseguir un objetivo que, aunque no sea malo, dista mucho de ser lo mejor que Él tiene para nosotros. Eso lo obliga a quebrarnos y remodelarnos una y otra vez. Como parte de ese proceso permite que nos ocurran reveses con la intención de que lleguemos a un punto en que reconozcamos cuánto lo necesitamos y estemos dispuestos a encomendarle el gobierno de la situación.

Él obra de manera diferente en la vida y el corazón de cada uno, porque cada uno es distinto. Y Él sabe lo que cumple más eficazmente Sus propósitos en la vida de cada persona. No obstante, es todo con la misma finalidad: que aprendamos sin asomo de duda que no hay ninguna esperanza de que nos bastemos por nosotros mismos. Una vez que tenemos claro eso, Él tiene ocasión de entrar a tallar y proporcionarnos la asistencia que quería darnos inicialmente.

Permite que algunos sufran dolencias físicas para hacerlos caer en la cuenta de que no pueden curarse solos y acudan a Él. A otros les otorga buena salud, pero permite que sufran otro tipo de pérdidas con el ánimo de que se vuelvan a Él para que llene ese vacío. A algunos les concede prosperidad, poder o reconocimiento; pero esos en muchos casos cargan con obligaciones muy pesadas que otros no ven, las cuales tienen por finalidad llevarlos a buscar la ayuda de Dios.

Él obra en nuestra vida de muy diversas maneras, y no siempre parece todo justo y equitativo. Pero sea lo que sea que Él permita que te ocurra, es porque te ama. Si se toma la molestia de contar los cabellos de tu cabeza, como afirmó Jesús (Mateo 10:30), sin duda es que se interesa por ti. Y si tanto se interesa por ti, puedes tener la seguridad de que quiere que cada una de tus experiencias se transforme en un paso hacia adelante.

La próxima vez que pases por un momento particularmente difícil o que la vida te parezca injusta, intenta darle las gracias. Aunque sea contrario a la naturaleza humana, es la mejor manera de decirle que has agotado tus recursos humanos, que lo amas a pesar de todo y que cuentas con que Él haga redundar en bien esa situación difícil. Te asombrará el efecto positivo que tendrá tu actitud. Dios te colmará de bendiciones.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.