Más útil que una luz

Más útil que una luz

La vida terrenal suele concebirse como una larga carretera que recorre llanuras, colinas, montañas, valles y túneles. He pasado por todos esos tipos de terrenos innumerables veces y puedo afirmar sin asomo de duda que los túneles son lo que menos me gusta.

Los túneles representan las temporadas en que el futuro es incierto y el camino que tenemos por delante va descubriéndose poco a poco. En los últimos meses mi situación ha sido una suerte de compás de espera para ver cómo se van dando las cosas, lo que ha demandado muchos pasos cautelosos por parte mía.

Ayer la incertidumbre se apoderó de mí. Al rato se había convertido en una densa nube de inquietud y oscuridad espiritual.

Recé: «Señor, arroja Tu luz sobre esto». Él me recordó las sabias y tranquilizadoras palabras del poema A la entrada del año. Las había oído muchas veces, pero en esta ocasión me calaron hondo:

Dije al que guardaba la entrada del año:
«Dame una luz para internarme sin peligro en lo desconocido».
Me respondió:
«Al penetrar en la oscuridad, pon tu mano en la de Dios.
Te será más útil que una luz y te brindará más seguridad que un camino conocido».
Seguí, pues, avanzando y, hallando la mano de Dios,
alegremente me interné en la noche1.

Como soy ciego, sé lo que es necesitar asistencia cuando estoy en un ambiente desconocido. El mensaje que me impartió el poema es que tengo que asirme de la mano de Dios con la misma confianza con que me aferro al brazo de alguien que me sirve de guía físicamente, y permitirle que me conduzca a través de este túnel. Mientras esté sujeto a Dios no tengo por qué preocuparme de la extensión del túnel ni de lo que tal vez me aguarde al final. Puedo avanzar paso por paso confiando en que llegaré a la salida sano y salvo.

Aunque no tenga ni idea de lo que me deparará el camino más adelante, quien me acompaña y me guía ve y conoce la ruta por la que transito. Puedo confiar en que me ayudará a atravesar los túneles de la vida. Tú también, cuando todo oscurezca, no desesperes ni te dejes abrumar por la incertidumbre. Simplemente toma la mano de quien nos ha prometido ser más útil que una luz y, sea cual sea el túnel en que te halles, lo recorrerás sin sufrir ningún daño.

1. Minnie Louise Haskins (1875–1957)

Steve Hearts

Steve Hearts es ciego de nacimiento. Es escritor y músico y vive en Norteamérica. 

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.