El común denominador

El común denominador

¡Ojalá pudieras conocer a tres personas que me causaron honda impresión este último año! La primera fue un ayudante de camarero que desde su silla de ruedas me despejó la mesa con tanta simpatía y encanto que no me sorprendió que a la salida el gerente me dijera que lo consideraba su empleado más valioso.

—Creo que son más las personas que vienen por él que por la comida —me confió bromeando.

La segunda es un mendigo invidente. Su sonrisa y las efusivas bendiciones que prodiga me inducen a buscarlo cada vez que paso por donde suele estar. Jesús enseñó que es más bienaventurado dar que recibir. Mi amigo ciego impulsa a la gente a creer.

La tercera fue una cajera de mediana edad que después de quién sabe cuántas horas de estar de pie me deseó: «¡Que tenga usted un buen día!», con una sinceridad tal que renovó mis ánimos. Seguro que le había dicho lo mismo al cliente que me precedía y que se lo repitió al que iba detrás de mí; pero el que naufragaba aquel día era yo, y ella fue mi salvavidas.

¿Qué hace que personas como esas tres nos provoquen envidia, tal vez no de sus circunstancias, pero sí de su alegre temperamento? Como ángeles camuflados, esos insospechados paladines de la buena voluntad parecen exclamar: «¡Únete a nuestra cruzada!»

Queriendo descubrir el secreto de su buen talante, busqué un denominador común: cómo es que logran, además de superar su suerte adversa, arrastrar a otros consigo. Y creo que lo hallé: albergan tanta gratitud que no pierden el tiempo deseando haber nacido bajo mejor estrella. Solo sabiéndose amado por Dios, con la consiguiente seguridad que ello inspira, puede uno tener una actitud tan victoriosa.

* * *

«Aunque estemos incompletos, Dios nos ama por completo. Aunque somos imperfectos, Él nos ama a la perfección. Aunque nos sintamos perdidos y sin norte, el amor de Dios nos envuelve y nos marca el rumbo. […] Él nos ama a todos sin excepción, aun a los toscos, los rechazados, los difíciles, los afligidos y los quebrantados».  Dieter Uchtdorf (n. 1940)

«Hay dos tipos de personas en el mundo. Las que instintivamente buscan cualquier oportunidad de sentirse víctimas, y las que buscan oportunidades de remontar la adversidad, a despecho de la situación en que se encuentren y de las circunstancias que las rodeen. […] Todos somos individuos dotados de poder. Empleémoslo para crear algo hermoso».  Christopher Hawke

Keith Phillips

Keith Phillips

Keith Phillips fue jefe de redacción de la revista Activated, la versión en inglés de Conéctate, durante 14 años, entre 1999 y 2013. Hoy él y su esposa Caryn ayudan a personas sin hogar en los EE.UU.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.