Quietud espiritual

Quietud espiritual

Si esperas en Mí en oración, te podré revestir de Mi fortaleza. ¿Qué significa esperar en Mí? Entregarme tus pensamientos y tu voluntad y aceptar la Mía. Muchas veces no revelo Mi voluntad —lo que sé que a la postre dará mejor resultado— de una sola vez; a menudo es un proceso gradual. Tú me entregas tus ideas y planes, por ejemplo tus planes para ese día, tus deseos personales, tu opinión sobre determinado asunto o lo que sea. Pero aun después de esa entrega inicial, Mi plan va descubriéndose poco a poco. A medida que voy revelándote más de Mi voluntad, tú debes entregarme más de la tuya.

Durante ese proceso, te concedo a cada paso Mis fuerzas y Mi gracia. Solo cuando comienzas a resistirte a Mi voluntad o te empeñas en aferrarte en parte a la tuya te empiezan a faltar las fuerzas para seguir. En tanto que te rindas y aceptes lo que hago, recibirás toda la gracia, la paz y las fuerzas que necesitas; nunca te faltará nada. Ese es el sencillo principio de aprovechar Mis fuerzas. No obstante, para hacerlo bien debes acudir a Mí y escuchar Mis instrucciones a cada paso.

El proceso consta de tres etapas. La primera es entregarme humildemente tu voluntad; la segunda, preguntarme cuál es la Mía; y la tercera, aceptarla y pedirme las fuerzas para llevarla a cabo. Cuando haces eso, Mi Espíritu entra en ti, te sostiene y te da exactamente lo que necesitas en esa situación. Ese estado de perfecta armonía conmigo es magnífico.

Jesús

Mensajes de Jesús

Estas palabras de Jesús las captaron hombres y mujeres como tú que simplemente pidieron a Jesús que les hablara. Invocaron la promesa bíblica, que reza: «Clama a Mí y Yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). Gracias a ello obtuvieron consejo, orientación y aliento.

Los mensajes de guía y consuelo que nos vienen en los ratos de oración personal expresan el gran amor y desvelo que nos prodiga Jesús. Él habla a todos los que crean en Él, le pidan que les hable y acepten que ese suave susurro (2 Reyes 12:9) que resuena en sus corazones es la voz de Él. Tú mismo puedes oír directamente a Jesús. Para interiorizarte más sobre el tema, te recomendamos que leas este libro.

Más en esta categoría: « Tú decides Paseos con un amigo »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.