¿Tiene Dios un plan?

¿Tiene Dios un plan?

Pregunta: ¿Realmente tiene Dios un plan maravilloso para mí, como he oído decir una y otra vez? Por lo general me da la impresión de que se trata más bien de un camino accidentado en el que me topo con un obstáculo tras otro y continuamente me siento zarandeado.

Respuesta: En efecto, Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, que se ajusta perfectamente a nuestra forma de ser, aptitudes e intereses. Es más, Él quiere revelarnos ese plan y ayudarnos a hacerlo realidad.

«Fíate del Señor de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas»(Proverbios 3:5,6). Ahora bien, eso no quiere decir que todo vaya a ser fácil ni que vaya a salir a nuestro antojo. Por el contrario, a veces puede parecer que cada circunstancia en la que Dios nos pone es dificultosa, y que tratar de seguir Su plan no hace más que complicar las cosas. ¿Alguna vez nos pide Dios demasiado? A veces da esa impresión.

Aunque Él quiere lo mejor para nosotros, muchas veces el camino que nos lleva a eso está sembrado de triunfos y batallas, alegrías y penalidades. Puede que desde nuestra óptica una situación o suceso no parezca favorable; sin embargo, desde el punto de vista de Dios puede que sea justamente lo que Él desea que vivamos, porque sabe que así se cumplirán Sus designios. Él ve más allá de nuestro limitado horizonte, y Sus planes son más acertados y cabales que los nuestros  (V. Isaías 55:8,9).

En tiempos del profeta Jeremías, los israelitas sufrieron una derrota militar que los condujo a la diáspora y al exilio. Probablemente se preguntaron qué había sido del futuro prometido por Dios a Su pueblo. Él les explicó que vivirían en el exilio 70 años en castigo por su desobediencia y que eso también formaba parte de Su plan. Una noticia nada halagüeña. No obstante, les aseguró que continuaría apoyándolos. «Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis»(Jeremías 29:11). 

Total que si te encuentras en una situación similar, medio perdido y extrañado por no saber qué fue del plan que Dios te tenía preparado, no te desesperes. Los designios de Dios nunca se ven frustrados. Él nunca se cansa de ayudarnos a entender y salir adelante. 

* * * * *
«¡Si supiera qué va a ocurrir!»,
digo a menudo.
Mas Dios nos suele encubrir
nuestro futuro.
Al no saber qué va a pasar,
a Él nos aferramos más.
Hasta el final nos guiará.
Yo no lo dudo.
Norman Clayton
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.