La voz del Cielo

Dios aún nos habla

Dios no ha muerto. Vive y se encuentra en perfectas condiciones. No solo es capaz de hablar a Sus hijos como en otros tiempos, sino que está más que deseoso de hacerlo. Es más, ¡quiere hablarte a ti personalmente!

Puede que te preguntes: «Pero, ¿cómo es posible?» Para entender la respuesta a dicho interrogante —cómo es posible que el gran Creador del universo pueda comunicarse contigo o que siquiera tenga deseos de hacerlo— debes comprender primero el inmenso amor que siente por ti. 

Comunicación con Dios

Imagínate, si puedes, lo que sería querer muchísimo a alguien —tu cónyuge, tu mejor amigo, tu hijo— y no dirigirle nunca la palabra. Imposible compatibilizar las dos cosas, ¿cierto? El amor se edifica sobre la base de la comunicación. Lo mismo vale para todas las relaciones importantes que entablamos. La Biblia nos enseña en Isaías 54:5 y en Romanos 7:4 que Jesús anhela ser nuestro Cónyuge y mejor Amigo. En otros pasajes se representa a Dios como nuestro Padre celestial. De ser así, ¿no es lógico que quieran hablarnos?

Compañero constante

Deseo ser tu compañero, tu consejero, tu pronto auxilio, no alguien a quien solo conoces por referencias, o del que rara vez te acuerdas, o con quien hablas muy de tanto en tanto. Tampoco me interesa ser un simple asesor al que acudes cuando estás en un apuro o te aprestas a tomar una decisión importante. Deseo ser una presencia amorosa y constante en tu vida.

Quiero comunicarme personal y directamente contigo. No deseo una relación distante, fría o mental, sino profunda y sincera. Quiero que comulguemos íntimamente, que conversemos, que tomemos decisiones juntos y que a veces nos comuniquemos sin decir palabra. Deseo que cultivemos un vínculo de amor más fuerte del que has entablado con persona alguna, algo que ahora ni siquiera eres capaz de imaginar.

Escuchar la voz de Dios

Pregunta: Muchas personas afirman que Dios les habla. Aunque he orado fervientemente para que me hable a mí, nunca he logrado oírlo. ¿Él sólo nos inspira pensamientos, o se dirige a nosotros con voz audible?

Respuesta: Si has establecido una conexión personal con Dios al aceptar a Jesús como tu Salvador y le has pedido que te hable, Él lo hará. Jesús prometió: «Pedid, y se os dará» (Mateo 7:7). Es más, Dios probablemente lleva tiempo hablándote; solo tienes que aprender a reconocer Su voz.

Mantente en contacto

Habla conmigo, y Yo te responderé. Así de sencillo. Siempre estoy a tu lado. Si quieres hablar conmigo, puedes hacerlo en cualquier momento y lugar. No tengo horario de oficina ni cobro honorarios. Ni siquiera tengo oficina. Soy accesible: puedes contactarme siempre que me necesites. Si haces una pausa, me prestas atención, me hablas y esperas, te responderé. No te abandonaré. Nunca te negaré una respuesta. Nunca me apartaré de ti. Cuenta conmigo.

E-mail con Jesús

Cierta vez en que un amigo cercano viajó a otro país, me embargó una sensación de soledad. Me preocupaba que no iba a tener a nadie con quien conversar, a quien pedir consejo o a quien contarle mis cosas. Si bien extrañaba mucho ese vínculo especial con una persona a la que estimaba, pronto descubrí que podía tener esa misma conexión íntima con Cristo.

Decidí levantarme más temprano todos los días para poder leer la Palabra de Dios durante una hora y escuchar a Jesús en profecía antes de hacer ninguna otra cosa. Esos momentos se han convertido en mis ratos de conversación con Jesús. Y me han resultado de lo más provechosos.

Hacer de la debilidad una cualidad

Muchas personas consideran que la falta de confianza en uno mismo es una debilidad. Sin embargo, si nos lleva a depender más de Jesús, en realidad puede ser una ventaja. Cuando dependemos del Señor y acudimos a Él en busca de las soluciones que nos hacen falta, siempre salimos beneficiados, pues Él es mucho más sabio y capaz de lo que jamás podríamos ser nosotros por nuestra cuenta.

En sintonia

Deseo ser una ayuda constante para ti, tu compañero, colaborador y amigo a lo largo de tus ajetreadas jornadas. Quiero establecer una buena comunicación contigo a primera hora del día y mantenerla hasta el final. Me gustaría que conversáramos, que disfrutáramos el uno del otro y resolviéramos juntos las dificultades.

<Page 3 of 3>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.