Oración

Así recobré mi vida de oración

En los años que llevo dedicado al servicio cristiano he tenido la ventaja de recibir muy buenas enseñanzas sobre cómo mantener una vida de oración dinámica. Lamentablemente no he sido tan perseverante en aplicarlas como hubiera querido.

Mi alma tiene sed

«Así como un venado sediento desea el agua de un arroyo, así también yo, Dios mío, busco estar cerca de ti».1

Me encanta esta oración, porque expresa la necesidad de Dios en forma visceral, como un venado que busca agua. La sed es una reacción involuntaria, una necesidad que debe satisfacerse.

Romper el hábito de preocuparse

Isaac era el único hijo de Abraham y Sara, prometido por Dios y concebido por milagro, dada la avanzada edad de ambos. No es tan famoso como su padre o siquiera su hijo Jacob. Pero de él aprendí algo muy valioso.

Triunfar por medio de la oración

La oración pone de manifiesto tu fe en Mí, tu fe en que daré las soluciones, te enseñaré el camino, obraré en la vida de las personas y, de ser necesario, hasta haré lo imposible. También demuestra que dependes de Mí, lo cual me complace grandemente.

Mi círculo de oración

El timbre de mi teléfono interrumpió aquella tarde mi tranquilo trayecto en automóvil. Era una amiga cercana. «¡Marie, necesito que reces por mí!» Apenas tenía unos momentos para hablar, los suficientes para contarme las situaciones angustiosas que se le habían presentado. Le aseguré que rezaría por ella. Cuando cortó la comunicación, me puse a orar por ella. Lo hice en voz alta hasta llegar a mi destino.

La solución de Giovanna

Al cabo de cuatro años y un viaje en autobús de 44 horas, por fin visité a mi hija y a mi yerno y conocí a mi nieta Giovanna. Me conquistó desde el primer instante. Es tan linda, tan inteligente, tan activa. Que me disculpen los demás abuelos, pero mi nieta es la más encantadora y bonita del mundo.

Optimizar la oración

Muchas veces oramos por una persona y esta se cura de inmediato o en un plazo breve. También hay ocasiones en que rezamos por alguien que tiene una enfermedad muy grave, durante meses o incluso años, y aun así no vemos los resultados que hemos pedido. Es posible que en esas situaciones nos preguntemos qué ha pasado. ¿Algo salió mal?

¿Por qué es importante pasar tiempo a solas con Dios?

Construir una relación lleva tiempo. Si bien nuestra relación con Dios difiere de las demás en muchos aspectos, está sujeta a las mismas reglas. La Biblia abunda en comparaciones para ayudarnos a conceptualizar nuestra relación con Dios. Por ejemplo, a Cristo se lo describe como el novio; y a la Iglesia, como la novia. […] Para alcanzar ese grado de intimidad es indispensable pasar tiempo a solas el uno con el otro.

<Page 1 of 10>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.