Oración

Cómo lograr que Dios oiga tus oraciones

Pregunta: Creo en la oración, y he sabido de muchas personas cuyas oraciones han sido respondidas; pero las mías parecen ser inútiles. Capaz que estoy haciendo algo mal, pero no sé qué será. ¿Cómo puedo obtener mejores resultados?

Respuesta: Cuando oras por alguien o por algo, el primer requisito es tener fe. «Todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá» (Marcos 11:24). «Sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que recompensa a los que lo buscan» (Hebreos 11:6). También hay que observar los siguientes principios elementales:

El poder transformador de la oración meditativa

«Dios halla formas de comunicarse con quienes lo buscan diligentemente —escribió Philip Yancey, célebre periodista y autor de obras cristianas—, sobre todo cuando bajamos el volumen de las interferencias que saturan el entorno». Cerca de 300 años antes, Isaac Newton hizo el mismo descubrimiento, que explicó de la siguiente manera: «Tomo mi telescopio y observo en el espacio cuerpos celestes que se encuentran a millones de kilómetros de distancia. No obstante, puedo dejar a un lado mi telescopio, retirarme a mi alcoba y, en oración ferviente, acercarme más a Dios y al Cielo que si contara con todos los telescopios y agentes materiales que hay en la Tierra».

Quietud

«Estad quietos, y conoced que Yo soy Dios»(Salmo 46:10). En cierta ocasión el Señor se valió de ese versículo de la Biblia para enseñarme algo muy importante y demostrar Su capacidad para facilitarnos orientación rápida y explícita cuando le prestamos oído en oración.

Tenía que comunicarme con una mujer, pero no tenía su dirección. Era un asunto urgente. Todo mi ser palpitaba de ansiedad. Me parecía que iba a estallar en mil pedazos si no le hacía llegar un mensaje. Mientras rezaba para saber qué hacer, de golpe me vino una paráfrasis de un pasaje de las Escrituras: «Serénate. Estate quieta y reconoce que Yo soy Dios».

Reflexiones sobre la oración meditativa

Cuanto más callada esté la mente, más eficaz, digna, profunda, perfecta y elocuente es la oración.
Maestro Eckhart

*

¿Cuántas veces me presento ante Dios, no con pedidos consumistas, sino simplemente para pasar tiempo con Él, para discernir lo que Él quiere de Mí y no al revés?
Philip Yancey

¿Basta con una sola oración?

Pregunta: ¿Qué debo hacer si rezo y no obtengo una respuesta enseguida, o al menos en un plazo prudencial? ¿Basta con una sola oración, o debo seguir orando hasta que Dios me responda o me indique a las claras que no va a concederme lo que le pedí?

Respuesta: La oración es un acto de fe; oramos porque creemos que Dios puede respondernos y va a hacerlo. Sin embargo, en ciertas ocasiones no nos responde con tanta prontitud como quisiéramos o esperamos, y eso pone a prueba nuestra fe. En tales casos, cuando seguimos orando —no con una actitud escéptica o acusatoria, como increpándolo por no habernos respondido, sino confiando en que nos responderá a Su tiempo— le demostramos que no hemos perdido la fe.

<Page 10 of 10>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.