Oración

Lucidez. Soluciones. Fe.

Lo que a ti puede parecerte lógico en determinada situación no es necesariamente lo mejor, pues eres una persona falible. Además, puede que no se ajuste a Mi forma de ver la situación, pues «Mis pensamientos no son tus pensamientos, ni tus caminos Mis caminos. Como son más altos los cielos que la tierra, así son Mis caminos más altos que tus caminos, y Mis pensamientos más que tus pensamientos»1.

Es posible que por tu cuenta logres resolver acertadamente algunas cosas; pero te irá mucho mejor si aprendes a preguntarme Mi parecer y a pedirme a Mí que te indique las soluciones.

Cómo se produce una transformación interior

Pregunta: En la revista dice que Dios puede y desea convertir mis debilidades en puntos fuertes. Llevo mucho tiempo orando por eso, pero hasta ahora no ha cambiado nada. ¿Por qué no ha respondido Dios a mi oración?

Respuesta: Da la impresión de que esperas que Dios obre en ti una maravillosa transformación instantánea sin que tengas que poner nada de tu parte más allá de desear mejorar y rezar por ello. La cosa no es así. Dios hará por ti lo que solamente Él puede hacer, pero espera que tú hagas lo que está a tu alcance. Se necesitan ambas cosas. El crecimiento personal es fruto de una alianza.

Salvación providencial

—Abuela, ¿por qué rezas siempre antes de comenzar a conducir?

La pregunta me la hizo mi nieto de ocho años. Habíamos estado de vacaciones en la playa con su tío y sus primos, y nos disponíamos a regresar a casa. Eran cinco horas en automóvil, y estaba lloviendo. Mis dos nietos, que son más o menos de la misma edad y se habían vuelto inseparables, iban a viajar conmigo.

 —Manejar me asusta muchísimo —le respondí—. No se me ocurriría hacerlo sin rezar. Podré olvidarme de orar antes de cocinar, de escribir una carta o de salir a caminar, pero jamás antes de conducir. 

Mi gran afición

Charles Spurgeon —predicador inglés del siglo XIX— dijo algo que para mí define el papel del cristiano en cuanto a la oración. «Así como los pintores se consagran a sus cuadros, y los poetas al cultivo de la lengua clásica, nosotros debemos practicarapasionadamente la oración». Así y todo, confieso que antes a veces me costaba ser constante en la oración. Y no por falta de ganas, más bien todo lo contrario; pero no lograba ser consecuente con mis buenas intenciones. No exagero si digo que cada vez que intentaba orar, un mar de pensamientos me invadía la cabeza, y enseguida me veía envuelta en otros quehaceres.

Consejos prácticos para orar

En la variedad está el gusto. Ese es un principio que yo desde luego aplico a mis oraciones. Aquí tienes unas cuantas ideas que me han dado resultado en distintos momentos.

Lista de oración. Cuando comencé a tomarme unos momentos cada día para orar por los demás, simplemente rezaba por las personas que recordaba. Al cabo de poco tiempo me di cuenta de que había un sinfín de personas y situaciones que requerían intervención divina. Para aprovechar al máximo mis ratos de oración tenía que organizarme; así que empecé a hacerme una lista. 

Hacerse tiempo para orar

Pregunta: Soy consciente de que la oración es importante y deseo valerme de ella para comunicarme con Dios; pero nunca encuentro tiempo para orar. ¿Cómo puedo hacerlo teniendo en cuenta lo apretada que está mi agenda?

Respuesta: Todo tipo de comunicación toma tiempo,y comunicarse con Dios también. Sin embargo, es erróneo considerar que podríamos emplear mejor en otra actividad el tiempo que dedicamos a la oración. Por muy ocupados que estemos, si nos detenemos a orar logramos mucho más que si no lo hacemos. Es una inversión. Una vez que empieces a cosechar los resultados, te preguntarás cómo te las arreglabas sin orar. Veamos a continuación unos cuantos consejos para adquirir la costumbre:

El paquete

Muchas veces los padres queremos comprar un juguete a un hijo sin motivo alguno. Aunque no sea una ocasión especial, ni algo que el niño necesite o haya pedido siquiera, sabemos que lo disfrutará y queremos que lo tenga. Hace poco me pasó eso con mi hijo Logan, de 19 meses. No sé muy bien por qué me empeñé en conseguirle un caballito mecedor. Quizá porque en el video que más le gustaba había una escena de niños montados en caballitos de balancín, o porque cada vez que íbamos a una tienda de juguetes cercana la vendedora lo invitaba a montarse en uno de los caballitos que tenían allí, y él nunca se quejaba cuando era hora de irnos. 

Beneficios que nos reporta la oración

¡Pasar ratos con el Señor rinde tantos beneficios! ¿Cómo podríamos prescindir de ello? Él puede ayudarnos a resolver nuestros problemas, responder a nuestros interrogantes, aliviar nuestras penas, consolarnos cuando estamos tristes, alegrarnos la vida, transportarnos al Cielo y muchísimo más.

La oración cambia las circunstancias. Es uno de los medios de los que se vale Dios para satisfacer las necesidades y deseos de Sus hijos, siempre y cuando lo que le pidan sea beneficioso para ellos y para los demás. «Todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis» (Mateo 21:22 (RV95)).

<Page 7 of 10>
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.