Ahora y siempre

Ahora y siempre

Muchas personas comienzan el año con cierta aprensión por lo que les pueda suceder a ellas, a sus familiares y amigos y al mundo en general.

Es tranquilizador saber que, independientemente de lo que nos depare el futuro, cualesquiera que sean los problemas o dificultades que se nos presenten, Jesús quiere ayudarnos a superarlos. Si lo hemos aceptado como nuestro Salvador, podemos contar con que se desvivirá por nosotros.

En mi opinión, los capítulos 14 a 17 del Evangelio de Juan constituyen uno de los pasajes más conmovedores de la Biblia. En ellos vemos a Jesús con Sus discípulos más cercanos: conversa con ellos, los instruye, ora por ellos, les da ánimo, les avisa que pronto abandonará este mundo físico y les explica que Su Espíritu Santo siempre los acompañará.

Les recuerda que Él es la vía para llegar al Cielo (Juan 14:6). También menciona las fabulosas moradas que va a prepararles allí (Juan 14:2,3). Promete responder a sus oraciones (Juan 14:13,14). Les habla del Espíritu Santo (Juan 14:16,26). Asegura que les concederá paz sobrenatural (Juan 14:27).

Les enseña la importancia de permanecer cerca de Él en espíritu para que tengan la clase de vida que Él les desea (Juan 15:1,3-5). Los llama amigos (Juan 15:15). Los incentiva a transmitir Su amor y Su verdad a quienes los rodean y anuncia que si lo hacen los premiará respondiendo a sus oraciones y obrando a través de ellos (Juan 15:8,16). Promete darles gracia y paz en sus tribulaciones y proclama con absoluta confianza que ha vencido al mundo (Juan 16:33), es decir, a la falta de fe y de piedad que impera en el mundo temporal.

Luego ora por Sus discípulos. Suplica a Su Padre: «No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del maligno [el Diablo]. No son del mundo, como tampoco Yo soy del mundo. Santifícalos en la verdad; Tu palabra es verdad. Así como Tú me enviaste al mundo, también Yo los he enviado al mundo» (Juan 17:15-18 (RVA)).

No es fácil vivir en el mundo sin ser zarandeado por las olas, que vienen a ser como los males que hay en él. Sin embargo, no es imposible. El secreto consiste en poner los ojos en Jesús, «el autor y consumador de la fe» (Hebreos 12:2), y confiar en que Él te mantendrá a flote (Mateo 14:25-31).

Ha prometido estar contigo ahora y siempre, pase lo que pase (Hebreos 13:5). Nada podrá separarte de Su amor (Romanos 8:35,38,39).

Maria Fontaine

Maria Fontaine

Maria Fontaine es —junto con su esposo Peter Amsterdam— la directora espiritual y administrativa de la Familia Internacional, una comunidad de fe dedicada a difundir el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo. Es autora de numerosos artículos sobre la vida de fe cristiana. (Los artículos de Maria Fontaine publicados en Conéctate son versiones adaptadas del original.)

Más en esta categoría: « El rompecabezas Propósitos »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.