Un regalo y un tesoro

Un regalo y un tesoro

Cuentan los libros de Historia que durante las Lupercales, fiestas que con el tiempo probablemente dieron lugar a la celebración del día de San Valentín, los jóvenes romanos echaban suertes para elegir una muchacha a la que harían obsequios y cortejarían durante el siguiente año. En nuestros días se ha abandonado esa elección de novia al azar, pero el 14 de febrero los enamorados de muchos países intercambian tarjetas de felicitación y regalos a fin de expresarse su amor.

Esa fecha me evoca el caso verídico de una pareja. Todo empezó hace varios años...

Érica sonrió y pensó: «Este regalo se sale de lo corriente». Ni ella ni Cristian eran muy religiosos, por lo que no sabía con certeza de dónde había sacado la idea de hacerle aquel regalo. Sin embargo, mientras escribía la dedicatoria en la guarda de la Biblia, algo le decía que aquel libro sería con toda seguridad el obsequio ideal para el hombre al que tanto quería.

Esta fue la dedicatoria: «No es un regalo muy habitual para el día de los enamorados, pero va sellado con el amor que siento por ti».

Cristian se sorprendió un poco al abrir el regalo de Érica. Al fin y al cabo, él prácticamente jamás había pisado una iglesia. En su opinión, el cristianismo no era más que una religión entre tantas.

Transcurrieron dos años. La Biblia yacía olvidada en un estante, mientras la relación de la pareja se iba deteriorando irremediablemente. Todo parecía indicar que estaba abocada al fracaso.

Durante esa crisis, no obstante, a Cristian le llamó la atención aquel libro que rara vez había hojeado. Lo abrió y leyó pasajes al azar. Sorpresivamente descubrió lo que faltaba en su relación con Érica. ¿Cómo era que no lo había visto antes? Ahí estaba, expresado de manera simple, clara y al mismo tiempo muy profunda: «Dios es amor» (1 Juan 4:8). Día a día Cristian continuó estudiando la Biblia, versículo a versículo, hasta que por fin aceptó a Jesucristo como su gran amigo y salvador.

Érica se sorprendió de que Cristian se hubiera aficionado a ese libro. Juntos fueron descubriendo más tesoros que hasta entonces les habían estado ocultos. El amor de Jesús los unió cada vez más, los ayudó a rectificar sus errores y les enseñó a sincerarse como nunca el uno con el otro.

Esa Biblia ha sido su fuente de fortaleza y amor y, cuando su relación pasa por una etapa difícil, Cristian recuerda el día en que Dios le dio una señal por medio del regalo que Érica le entregó en prenda de amor.

Me acordé de esta anécdota por la proximidad del día de San Valentín. Hace un par de años mis amigos Cristian y Érica se hicieron un obsequio de gran valor para los dos el 14 de febrero: contrajeron matrimonio.

Nyx Martinez

Nyx Martinez

Nacida en Manila en 1981, Nikki «Nyx» Martínez es artista multimedia y cronista. Sus creaciones y viajes se pueden seguir en www.nyxmartinez.com.

Más en esta categoría: ¡Feliz Día del Amor y la Amistad! »
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.