Experiencias navideñas

Temporada de milagros

Hace varios años estuve viviendo y trabajando en un pequeño centro de voluntariado del sur de Rusia. Una semana antes de Navidad, una tormenta de nieve rompió la principal línea eléctrica de la región. Nadie sabía cuánto duraría el apagón. Los técnicos debían esperar a que amainara el temporal para subir a las montañas a arreglar la avería.

Nuestra mejor Navidad

El año en que contábamos con menos dinero para gastar terminamos pasando la mejor Navidad de todas. Habíamos llegado poco antes a un nuevo país y en la mudanza habíamos tenido que dejar atrás todos los adornos navideños. Yo no sabía cómo decorar la casa, sobre todo teniendo en cuenta que nuestros recursos económicos eran escasos y teníamos que hacer frente a gastos adicionales para instalarnos. Felizmente, un fin de semana de otoño en que salimos a dar un paseo por un pinar, a mis hijos se les ocurrió juntar las piñas que habían caído de los árboles y elaborar con ellas adornos navideños. Nos pusimos manos a la obra enseguida y para el atardecer habíamos llenado una bolsa grande.

Mil y un regalos para Jesús

La Navidad pasada no tuvo en ningún momento esa chispa mágica que suele tener. Me molestó todo el espíritu comercial que contamina nuestra ciudad desde meses antes. Entre los avisos llamativos de las revistas y la sensación de que yo no tenía mucho que ofrecerle a Jesús por lo limitantes que son nuestras circunstancias, perdí el entusiasmo. No me hacía ninguna ilusión decorar el árbol. Tampoco deseaba el estrés y el sentimiento de culpa que suele producir el esforzarse frenéticamente por darle sentido a todo.

Ballet en el cielo

Era la mañana de Navidad. Mi mujer y yo disfrutábamos de un descanso después de un mes de diciembre sumamente ajetreado. El paisaje que se admiraba desde nuestro balcón —un lago prístino rodeado de montañas nevadas— era idílico. Sin embargo, como aficionado a las aves que soy, lo que captó mi atención fue lo que ocurría en el cielo.

Los zapatos de Navidad

La época navideña —sin duda la más querida para mí— me hace revivir momentos inolvidables. Nevaba el día de diciembre en que toda mi familia volvió a los EE. UU. después de varios años de misionar en las Filipinas. Yo tenía entonces seis años. Aquel día conocí a mis abuelos y toqué por primera vez la nieve. Luego, cuando tenía quince años, estuve todas las festividades con una banda de músicos que viajó de Washington a México para realizar una gira de recitales benéficos. Lo pasé bomba.

Relucientes manzanas rojas

La Navidad de 1984 fue la tercera que pasó nuestra familia lejos de Europa. La remota aldea del este de la India donde por entonces llevábamos a cabo nuestro voluntariado se había convertido en nuestro segundo hogar. Tras algunos altibajos iniciales por lo diferentes que eran el clima y la cultura, llegamos a encariñarnos con la gente tan cálida de aquella región y a disfrutar de los nuevos panoramas, sonidos y fragancias. El mercado de la localidad adquirió un particular atractivo para mí, y esperaba con ansias el día que salíamos de compras. Todo el año se ofrecía una selección estupenda de jugosas frutas, como mangos, plátanos, lichis, papayas, frutas de jack y limas.

Añoranzas

Nací en 1955, apenas diez años después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las penurias de la guerra estaban aún frescas en la conciencia de la gente. Mi abuelo nos hablaba del hambre y del agotamiento extremo de aquellos días, y de la lucha por mantenerse vivo durante los largos y gélidos meses de invierno.

La razón de ser de la Navidad

Érase una vez un hombre que no creía en Dios, y no tenía reparos en decir lo que pensaba de la religión y las festividades religiosas como la Navidad. Su mujer, en cambio, era creyente y criaba a sus hijos en la fe en Dios y en Jesucristo, a pesar de los comentarios desdeñosos de su marido.

Una Nochebuena en que nevaba copiosamente, la esposa se preparó para llevar a los hijos al oficio navideño de la parroquia de la localidad agrícola donde vivían. Le pidió al marido que los acompañara, pero él se negó.

<Page 3 of 7>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.