Cantando villancicos

Cantando villancicos

Cuando mis hijos eran pequeños nos enteramos de una antigua tradición que hubo desde la Edad Media en diversas partes de Europa. Grupos de niños y jóvenes iban de casa en casa entonando villancicos y a veces recogiendo donaciones con fines benéficos.

Ni cortos ni perezosos, decidimos hacerlo también nosotros. Al principio nos costó un poco envalentonarnos para tocar timbres, y tuvimos que acostumbrarnos a que nos preguntaran: «¿Quién es?» con voz áspera por el interfono.

Les respondíamos con entusiasmo:

—Hemos venido a cantarles y desearles una feliz Navidad.

Casi siempre nos abrían la puerta, y la gente se reunía a escuchar, dar palmas e intercambiar buenos deseos. Muchos se acordaban de la antigua tradición y nos daban las gracias por llevar a su casa el espíritu de la Navidad. Tuvimos oportunidad de entablar relación y pasar un rato con gente que estaba sola, personas mayores y algunos enfermos.

Un par de veces nos quedamos atascados en el ascensor de un edificio y seguimos cantando hasta que alguien logró sacarnos. En una ocasión fuimos testigos de cómo dos vecinos que no se habían hablado desde hacía años se perdonaron y se desearon mutuamente una feliz Navidad.

Al pasar los años se nos unieron otros niños y jóvenes, y hasta algunos de mis nietos. Ninguno era músico profesional. El único requisito era estar rebosante de alegría navideña.

Una Nochebuena se nos rompieron un par de cuerdas de la guitarra, y las cosas no estaban yendo muy bien. No obstante, fue precisamente en esa ocasión cuando se produjo un encuentro muy conmovedor. Conocimos a un señor que tenía una pierna escayolada y que por ese motivo no había podido organizar una celebración como otros años. Estaba muy triste. Terminamos cantando con él a capela, y nos mostró fotos de sus seres queridos que vivían lejos. Cuando nos despedimos nos dijo que había sido la mejor Nochebuena que había pasado en mucho tiempo. 

Anna Perlini

Anna Perlini es cofundadora de Per un mondo migliore, organización humanitaria que desde 1996 lleva a cabo labores en la ex Yugoslavia. 

Más en esta categoría: « Golosinas decembrinas Como en mi casa »
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.