Navidad

Regálame tu tiempo

La Navidad es siempre una época de enorme ajetreo. Hay mucho más que hacer de lo habitual. Tienes tantas tareas pendientes que la lista parece interminable, las horas pasan volando y tiendes a exigirte cada vez más.

¿Dónde vive Jesús?

—¿En el establo vive…?

—¡Jesús vive en el establo!

Mi primera reacción fue reírme de la respuesta de mi hermanita de cuatro años cuando me puse a darle una clase improvisada sobre dónde se guardan los diversos animales de la granja. No obstante, sus palabras me siguieron rondando la cabeza. «Jesús vive en el establo». ¿Pensaba ella que Jesús para mí no era más que un niño en un establo?

Hazlo por uno

A veces me quedo paralizada ante todo el sufrimiento que hay en el mundo. Simplemente no tengo la posibilidad de hacer algo significativo por aliviar el hambre, las enfermedades, la pobreza, las depresiones, la opresión, la soledad y la muerte. Cuando uno se fija en todo el dolor que hay, no ve sino desolación.

Joyeux Noël

Sin enemigo, no hay guerra.

Hace poco vi la película Joyeux Noël (Christian Carion, 2005), que cuenta un suceso bien documentado ocurrido en Francia, en un campo de batalla, la Nochebuena de 1914.

Shalom

Una de las partes del relato de la Navidad que encuentro más bella, fascinante y cargada de significado es esa en la que un ángel se aparece a los pastores y les anuncia el nacimiento de Jesús, tras lo cual se le une una multitud de las huestes celestiales y se ponen a alabar a Dios. Un preludio digno del nacimiento del Hijo de Dios.

Guardar la Navidad

Se nos viene otra Navidad. Si eres como la mayoría, es muy probable que andes tan ocupado con todo lo que encierran las festividades de fin de año que todavía no te hayas dado el tiempo para reflexionar unos momentos sobre el verdadero significado de estas fechas. Pues aquí está tu oportunidad. Sumérgete en estas páginas, ya que el presente número de Conéctate gira en torno a recobrar el sentido de la Navidad y el gozo que la caracterizó en sus orígenes.

Por qué vine al mundo

No vine a la Tierra para asistir a una fiesta ni para que Mis amigos me agasajaran con regalos. No vine para una excursión escolar ni para conseguir un establo a precio de ganga. ¿Qué podía desear Yo, que tenía el mundo entero en la palma de la mano? Pues te quería a ti; y la única forma de conseguirte era bajar a la Tierra. Aunque me costó, valió la pena por ti.

La prueba definitiva

¡Qué pronto ha vuelto a llegar la Navidad! Los días, semanas y meses pasan volando, y termino sorprendido y resignado ante el hecho de que la temporada navideña ha llegado una vez más. No es que no me guste. Me encantan los hermosos villancicos que todos conocemos, el vibrante entusiasmo y la oportunidad de expresar buenos deseos tanto a amigos como a desconocidos con imparcialidad.

<Page 1 of 11>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.