Paz y buena voluntad

Paz y buena voluntad

La noche del nacimiento de Cristo unos ángeles se aparecieron a los pastores que velaban por sus rebaños. «Gloria a Dios en las alturas —proclamaron—, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres». Hoy en día muchos tal vez consideramos la paz y buena voluntad virtudes un tanto abstractas. Sin embargo, son el ingrediente secreto que da sentido a las tradiciones navideñas.

¿Cabe imaginar una cena de Navidad, con toda su esplendidez, en medio de una ácida discusión familiar? ¿O recibir un costoso regalo de Navidad con una nota pidiendo el equivalente en devolución de atenciones? Por más que una tradición navideña se arrastre desde hace siglos, la paz y la buena voluntad que la mantienen viva es lo que más valor tiene.

Al enfrentarnos a fechas perentorias, a situaciones cada vez más estresantes, conflictos entre compañeros de trabajo, malestares económicos, discusiones familiares y turbación interna, ¿dónde hallamos la tan ansiada paz y buena voluntad? Si bien los momentos de distensión y recreación pueden ofrecernos alivio temporal, ¿dónde encontramos verdadera paz interior y buena voluntad duraderas que no dependan de ciertos sucesos o de circunstancias externas?

La gente de la época en que nació Jesús tal vez haya enfrentado situaciones similares. No es difícil imaginarse que en una ladera solitaria varios pastores desharrapados que vigilaban a sus rebaños pudieran haber estado abismados pensando en su situación —su pobreza, las inclemencias del tiempo, la amenaza de depredadores, enfermedades de sus hijos, la baja estima de que gozaban en la sociedad— y si podían siquiera albergar esperanzas de un futuro mejor.

La luz que alumbró el Cielo aquella noche les develó la respuesta. El triunfante mensaje de paz y buena voluntad que les trajeron los ángeles no solo era para ellos; también estaba destinado a nosotros en la actualidad. Por medio de Jesús —el Príncipe de Paz— podemos hallar paz interior… una paz que nos permite mantener la calma en medio de circunstancias difíciles en este mundo voluble… una paz que proviene de saber que contamos con Alguien que siempre está a nuestro lado, que nos ama, nos alienta y nos guía en el derrotero singular de nuestra vida.

Amando a Jesús y conectándonos con Él hallamos buena voluntad. Buena voluntad entre nosotros y Dios. Buena voluntad que nos impulsa a darnos a los demás. Cuando la buena voluntad que tenemos en el corazón se combina con acciones prácticas, la gente con la que interactuamos tiene ocasión de percibir el amor y desvelo de Jesús.

El amor de Jesús y la paz y buena voluntad que Él nos brinda son la esencia misma de la Navidad y lo que otorga sentido esta. Sin ello, ningún otro presente perfectamente envuelto significaría mucho.

Podcast

Li Lian

Li Lian es un profesional certificado por CompTIA. Trabaja en África como administrador de oficina y sistemas para una organización humanitaria.

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.