Qué regalar en tiempos de estrechez

Qué regalar en tiempos de estrechez

Dar más gastando menos

Tiempo. Te sorprendería cuántas personas a las que piensas agasajar con un regalo preferirían una tarde en tu compañía que un artículo envuelto en papel.

Notas de cariño y agradecimiento. En vez de comprar tarjetas navideñas llenas de clichés, escribe notitas de tu puño y letra en las que hagas saber a tus cercanos por qué les tienes tanto afecto. Emplea en eso el tiempo que normalmente dedicarías a buscar regalos.

Vales. Entrega vales en los que te comprometas a hacer una reparación o una tarea de limpieza, cuidar a los niños, enseñar un oficio o arte o prestar algún otro servicio.

Regalos caseros. Al intercambiar obsequios en la oficina o en tu círculo social, propón que todos traigan regalos hechos por ellos mismos o galletas caseras en vez de artículos costosos comprados en tienda.

Compartir a tus hijos. Graba a tus hijos cantando villancicos, leyendo cuentos o relatando lo que han hecho recientemente y envía las grabaciones a sus abuelos y otros familiares que no podrán pasar la Navidad con ellos. Otra opción es enmarcar los mejores dibujos de los pequeños y mandárselos.

Abrir las puertas de tu casa. ¿Conoces a un estudiante que no puede costearse el viaje para visitar a sus padres en Navidad o a alguien que no tiene familia en la ciudad? Invítalo a pasar las navidades contigo.

Cooperar con el barrio. Hacer las compras navideñas en tiendas y negocios de tu barrio que estén pasando apuros por efecto de la crisis económica puede ser beneficioso por partida doble: se favorecen tanto el que recibe el regalo como el dueño del negocio.

Ofrecerse de voluntario en un albergue o institución benéfica. Regala a otros una Navidad entrañable compartiendo la tuya con ellos. Si haces un voluntariado con tu familia o grupo de amigos, de paso estrecharás los vínculos con ellos y será una experiencia inolvidable.

Renuncia a tus regalos. En lugar de intercambiar obsequios con tus familiares, ponte de acuerdo con ellos para dárselos a una familia pobre del vecindario. Las instituciones benéficas pueden ayudarte a ubicar un hogar necesitado. Lleva a tus hijos de compras y ayúdalos a escoger regalos navideños para los niños desfavorecidos. Otra opción es reunir el dinero que normalmente gastarían en regalos para ustedes y emplearlo para aliviar un poco la pobreza de países en vías de desarrollo.

* * *

Un regalo navideño que sea un buen detalle no tiene por qué ser costoso ni requerir horas de búsqueda en un atestado centro comercial. Lo único que necesitas es un gran corazón y un poco de imaginación. Linda King

Si en lugar de una joya o siquiera una flor, hiciéramos a un amigo el obsequio de un pensamiento amable, sería obsequiar como lo hacen los ángeles. George MacDonald (1824–1905)

La Navidad es más Navidad que nunca cuando la celebramos llevando la luz del amor a quienes más la necesitan. Ruth Carter Stapleton (1929–1983)

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.