Recuperar el sentido

Recuperar el sentido

Jesús renunció temporalmente a los derechos que le otorgaba Su ciudadanía celestial a fin de hacerse habitante de este mundo. Aunque era rico, por nosotros se hizo pobre, a fin de enriquecernos por medio de Su pobreza. No solo asumió nuestra forma corporal, sino que también se ajustó a nuestro modo de vivir, nuestras costumbres, idioma y vestimenta a fin de comprendernos mejor y comunicarse con nosotros en el modesto plano de nuestro entendimiento humano. Lo hizo con el ánimo de transmitirnos Su amor, manifestarnos Su compasión e interés y ayudarnos a entender Su mensaje en términos sencillos e infantiles que pudiéramos captar.—David Brandt Berg

Esta Navidad, mientras disfrutas de todas las dichas y bondades de esta vida, detente a pensar en las circunstancias tan precarias en que nació Jesús. Habiendo tenido tanto se hizo tan pequeño. Se hizo nada para que nosotros pudiéramos tenerlo todo. Se lo debemos todo a Él.—María Fontaine

Estrella de Belén, alúmbranos y guíanos para que entendamos el verdadero sentido de la Navidad. Condúcenos al Salvador, al Príncipe de Paz, para que tengamos paz en nuestro corazón y buena voluntad para con todos los hombres.—Troi Fountain

Es Navidad cada vez que Dios se sirve de ti para manifestar Su amor a otras personas. Sí, es Navidad cada vez que sonríes a un hermano y le tiendes la mano.—Madre Teresa de Calcuta

En medio del silencio de la noche, la Palabra de Dios bajó del Cielo y se hizo hombre. Nace un niño, como los demás niños, en Belén de Judá. Eso conmemoramos. Divide la historia y une a los hombres. […] Entre ajetreos, es posible hacerse tiempo para contemplar, para revivir la Navidad con ojos de niño y recuperar su sentido. Es un día para esperar al que viene y, también, para darse a los demás. Este gran día de paz da sentido a nuestra vida. Es un día para buscar al niño, en el pesebre y en lo más escondido de la intimidad.—Pardiez

La Navidad no es una fecha ni una temporada, sino un estado de ánimo. Desear paz y buena voluntad y abundar en misericordia es reflejar el verdadero espíritu de la Navidad.  Si pensamos en estas cosas, nacerá en nosotros un Salvador, y sobre todos brillará una estrella que enviará al mundo su luz de esperanza.—Calvin Coolidge 

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.